12 de julio “Día del abogado”?

0
324

Enrique Vázquez Palacios

Para el reconocido abogado y jurista, ex Procurador General de Justicia del Estado de Chiapas (1994), Arturo Jesús Becerra Martínez; es urgente hacer un replanteamiento constitucional y legal, toda vez que el Nuevo Sistema de Justicia Penal en nuestro país es un rotundo fracaso, aseveró, al tiempo de señalar que este día en que se celebra a todos los abogados y quienes ejercen la carrera del derecho, más que un festejo, debe ser motivo de reflexión y análisis acerca de las reformas que el saliente gobierno está dejando a quienes tienen la responsabilidad de impartir y administrar la justicia en México.
En entrevista, el Doctor en Derecho, autor de diversos libros sobre temas de jurisprudencia, como el de “La Presumida Inocencia. Ineficacia de los Juicios Orales”, donde viene redactado un Anteproyecto de Reformas que deben hacerse a la Constitución General de la República; precisa que “con motivo de dichas reformas, se crearon diversas instancias jurisdiccionales y conciliatorias con el deliberado propósito de justificar que, con este nefasto y engañoso “sistema justiciero”, éstas (las instancias), se reducirían.
Becerra Martínez da a conocer que otra justificación de tales reformas fue “que las cárceles no se siguieran llenando de presos, y siguiendo esta simulación justiciera, era mejor que estos llevaran su proceso penal en libertad; que los procedimientos penales fueran muy breves y, de ser posible, que con el proceso de conciliación entre el agresor y víctima, se evitaría un engorroso y complicado proceso penal”.
Más adelante, detalla que “estas pretensiones no se lograron porque antepusieron a la estrategia de impartir justicia pronta, completa y expedita, a un exagerado proceso de formalidades procesales y olvidaron lo fundamental: demostrar con plenitud probatoria, la participacion delictiva del delincuente, que resulta ser el fondo de todo procedimiento penal, en donde se analizan los casos criminales; y así, asegurarle a la víctima del delito no sólo la reparación del daño resentido, sino lo que cualquier agraviado, en su sano juicio desea, que el delincuente quede formalmente preso y no que ande en libertad burlándose de la víctima, hasta que en definitiva se pronuncie una sentencia que cause ejecutoria.
Sobre la creación de las nuevas instancias jurisdiccionales, Arturo Becerra Martínez cuestiona: “¿En dónde quedó la deseada expedites de administrar justicia?, porque prevalecen más las formas procesales, que la preocupación por comprobar la plena responsabilidad del delincuente. Un verdadero desastre de plan justiciero.”
Detalla que “en el anterior procedimiento penal, cuando mucho habían dos tipos de audiencias: La Declaración Preparatoria y la de Audiencia de Derecho; y aquellas que el desahogo de pruebas que las partes ofrecían y que ameritaban la presencia física del acusado o del ofendido. Y a pesar de esto, se entercan en justificar su eficacia”.
Por último, el ex Procurador de Justicia del Estado, Arturo Becerra Martínez, señala que “hay que reconocer que la gran falla y equivocación estuvo en fortalecer a los administradores de justicia; llámese jueces y magistrados del poder judicial (para que) se encargaran, sin tener los conocimientos y experiencias requeridos de criminalística; de validar procesos de investigación que, por su naturaleza, siempre le ha correspondido llevar a cabo a los agentes ministeriales”.
“Por tal razón, debió de haberse empezado por mejorar tecnológicamente todo el proceso de investigación criminológica; esto es, lo que al Ministerio Público y su policía les corresponde hacer legalmente, y no al revés”, concluyó.

Loading Facebook Comments ...