A propósito de la reciente movilización de la burocracia estatal

0
107

A propósito de la reciente movilización de la burocracia estatal, cabe hacer mención de un tema que ha perdurado pese a los cambios y cambios de administraciones, con la queja que va de la mano, de crecer las nóminas gubernamentales, con personas que no cumplen el perfil para ocupar cualquiera de los cargos públicos.
No falta una sola dependencia del gobierno, hablando de los tres niveles, en el que exista una calificación positiva del desempeño profesional de los trabajadores de la burocracia.
Basta con ejemplificar las áreas de atención directa al público (usuario), para dar fe de lo que aquí se describe.
Un ejemplo tácito de este tema, es el que respecta a dependencias federales como el SAT, lugar en el que, el tacto y la forma de abordar las temáticas, que de por sí son engorrosas y ajenas a cualquiera, con caras largas y terminología que se basa en la imposibilidad de resolución de las situaciones individuales de cada usuario.
En el ámbito estatal, mencionemos, por ejemplo, la Secretaría de Educación, en sus dos ámbitos, espacio en el que la burocracia en los trámites se ha hecho tal, que, para el sello o la firma de un simple documento, es cosa de días, semanas y tal vez hasta meses.
Todos estos engorrosos temas, son debidos, a que, en su mayoría, se han inflado las áreas de trabajo con personal mezquino, sin el más mínimo perfil o preparación, que ha inventado procesos que nada tienen que ver con la solución o agilización de lo trámites, y todo, por darles chamba y justificar sus salarios.
Sería oportuno que en esta oportunidad del cambio de México, en Chiapas, por lo menos, se haga un análisis de las cualidades y aptitudes de cada uno de los trabajadores, que si bien puede ser tardado, a la larga, podrá otorgar un gobierno más eficiente y profesional de sus procesos.
Con ello, podría justificarse, la existencia de una de las dependencias que aparece como un verdadero elefante blanco, y nos referimos al Instituto de Profesionalización del Servidor Público del Gobierno de Chiapas, que no hace más, que ocupar un espacio, pues en la praxis, nomás no se le ven ni pies ni cabeza, a su existencia.

Loading Facebook Comments ...