• Internet, medios, dinero
  • Cinco puntos a desarrollar
  • Continuidad en el BdeM

Julio Hernández López

LA EDUCACIÓN, PUENTE ENTRE MÉXICO Y EL MUNDO. El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso (derecha), se reunió la noche del lunes con el titular de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, con quien revisó aspectos de la política educativa en materia internacional. El canciller afirmó que la educación es un extraordinario puente entre México y el mundoFoto tuiteada por el secretario de Relaciones Exteriores

No tiene roce ni aires populares José Antonio Meade Kuribreña (a quien el maestro Helio Flores rebautizó como Midegaray en su cartón de este martes, a partir de lo cual un tecleador astillado relaboró para proponer la etiqueta #MidegarayKuriPeña). Su formación y ejercicio profesionales le han ganado buena fama en las élites empresariales y financieras, pero ello no se traduce necesariamente en habilidades para conectar en otros ámbitos. Incómodo, o no suficientemente adaptado, parecería vérsele en los actos de dinosaurismo depurado que en su honor le han organizado segmentos tan contrarios a cualquier modernidad o intento de honestidad como son las cúpulas cetemistas.

Pero está en marcha una campaña bien estructurada para tratar de volverlo competitivo, en especial respecto de su principal contrincante, Andrés Manuel López Obrador. Legiones de operadores de cuentas de Internet, en Twitter y en Facebook, ya han mostrado su contractual disposición para convertir las redes sociales en espacio propicio para el pentasecretario. Más allá de la noticia del destape en sí, que merece espacios destacados por su novedad, muchos medios de comunicación están mostrando una acelerada voluntad de colaboración para el engrandecimiento artificial de la figura de Meade. Y hay indicios claros de que el aparato gubernamental y los altos capitanes empresariales están puestos para volcar recursos en pro del abanderado de la continuidad tecnocrática ilustrada.

Desde ahora son perceptibles cuando menos cinco puntos en los que descansa la estrategia política de Meade y sus promotores o manejadores (Andrés Manuel López Obrador ya le llamó títere, pelele y señoritingo):

1) Unidad priísta a toda costa. Los Pinos se ha aplicado en neutralizar las eventuales muestras de descontento interno por la postulación de un candidato externo y, sobre todo, cargado a la derecha y marcadamente alejado de lo que quede de los principios revolucionarios del partido de tres colores. Miguel Ángel Osorio Chong ha sido disciplinado, por las buenas o no, y la cola pisable inhibe cualquier locuacidad. Manlio Fabio Beltrones sólo pronuncia, de vez en cuando, frases con pretensión de ingenio, pero su interés inmediato es que le prorroguen la concesión de Sonora como hacienda política, personal y familiar.

2) La unidad del aparato PRI-gobierno busca replicar el modelo de defraudación electoral practicado recientemente en el estado de México. Los secretarios de Estado y directores de oficinas públicas importantes se responsabilizarán de determinadas regiones, con cuotas de votos por cumplir y el uso sin control de recursos públicos para la promoción de las planillas priístas, sobre todo la relacionada con la Presidencia de la República.

3) Como en el estado de México, se busca impedir que haya unidad de la oposición manejable, es decir, del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, aspirantes a formar un dizque Frente Ciudadano por México. El objetivo es que no haya un tercer candidato presidencial que se cuele en el escenario de quienes se supone que serán los dos finalistas: López Obrador y Meade. Así que Margarita Zavala, Jaime Rodríguez Calderón, Miguel Ángel Mancera y Ricardo Anaya podrían ser candidatos, pero mantenidos a raya, en un segundo plano. El mencionado frente parece ir camino a la disolución, sobre todo después de que Enrique Alfaro ha anunciado que será candidato a gobernador de Jalisco sin el PAN ni el PRD, en un golpe seco al frentismo. Desbalancear al panismo y dejarlo sin opción viable tiene como propósito inducir el voto útil de los panistas hacia su congénere provisionalmente alineado en otro equipo, Meade bicolor: azul panista y rojo priísta (por cierto: los calderonistas ya hacen cola en el besamanos político de Meade y acusan a Anaya, en términos de coartada, de haber impedido que Acción Nacional regresara a Los Pinos, con Margarita Zavala).

4) La irrupción de Meade busca desplazar a López Obrador de la atención mediática y el liderazgo demoscópico. El priísta sin credencial se ha plantado de inmediato como gladiador frente al tabasqueño, acusándolo de ser históricamente destructivo y contraponiendo la presunta capacidad propositiva y constructiva del propio Meade. Se busca fijar en la opinión pública un contraste entre la supuesta gran capacidad administrativa del candidato priísta (que oficialmente no es priísta) y la supuesta ignorancia del aspirante de Morena y sus seguidores.

5) Se induce el voto del miedo a partir de las circunstancias difíciles que vive el país, en términos económicos y sociales, con un Tratado de Libre Comercio de América del Norte en gran riesgo y la figura siempre amenazante de Donald Trump. Se busca promover la adhesión conservadora de los votantes al malo por conocido, con careta apartidista.

Alejandro Díaz de León Carrillo fue designado por el dedo de Enrique Peña Nieto (aún humeante ese dedo, luego de la faena en el PRI) como nuevo gobernador del Banco de México. El sucesor de Agustín Carstens (quien pasará a ocupar un cargo internacional) cumple el perfil de la clase tecnocrática que ha manejado la economía nacional durante décadas: economista egresado del Itam, con maestría en prestigiosa universidad extranjera y largos años en puestos del propio Banco de México y de la Secretaría de Hacienda. Con Díaz de León Carrillo se garantiza la continuidad del modelo económico que durante décadas ha propiciado la terrible desigualdad socioeconómica de los mexicanos.

Y, mientras el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, escaparate mundial, vivía el insólito paro parcial de actividades de pilotos de Aeroméxico (59 vuelos cancelados, dos demorados y unas 10 mil personas afectadas, según la información oficial), a causa del despido de uno de sus compañeros, determinación que consideraron injusta, ¡hasta mañana, con Marichuy que ha realizado un acto significativo y combativo en la UNAM!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx

 

Deja un comentario