Ayuntamiento Tuxtla muerto de hambre

0
278

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho.- “Si pagas 8 mil pesos, no te tocamos, son las ordenes”, expresan policías y fiscales del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez, a los ambulantes y semi fijos, para dejarlos trabajar en el centro de la ciudad, quienes con agresiones tratan a quienes intentan ganarse algo.
Sobre la cuarta oriente, en el barrio de San Roque; se permitió que algunas personas puedan vender sus productos, los vecinos dicen que ayudan incluso a vigilar las casas y hasta ayudan a limpiar, otros más rentan espacios pequeños dentro de los pasillos de hogares.
Los fiscales, no reportan nada a tesorería, pues no hay un documento que diga que levantaron objetos y mercancía, el que quiera sus cosas, paga y no hay recibo alguno, por lo tanto el negocio se queda con unos cuantos, pero no es parte de las arcas locales.
Hasta ahí, llegan los fiscales y piden dinero a cambio de no levantarlos, no es a todos, pero si a quienes le ven con posibilidades, “son unos muertos de hambre” opina José Gutiérrez, que vio el momento en que llegan estos policías y fiscales, en bola, porque solos no se atraven a hacer nada.
la molestia creció cuando gente que renta locales, también fueron visitados de manera agresiva, los fiscales y policías, entraban y tiraban todo, son ordenes gritaban en algunos casos, aunque no daban a conocer de parte de quién, o si alguien estaba detrás de ellos.
Uno de los muchos afectados, fue Manuel Gómez, quien vende frutas y verduras, le robaron su mercancía, negó que los fiscales pidieran dinero, solo se llevaron los productos, no sabe donde ir a recoger sus cubetas, como lo tienen todo en orden, son 45 cubetitas las que no aparecen.
De lo perdido, está mango, chayotes, guayabas, todo pasó después de las 12 del día, nadie esperaba nada, la gente está comprando y de pronto se dio esta movilización que asustó a mucha gente, no sabe que hacer, aunque es propio el negocio, de todos modos están tristes y preocupados.
Se le cuestionó porque nadie prestestó, y reconoció que no saben, les da miedo, por eso siempre ocurre lo mismo, saben que son del ayuntamiento, por el uniforme; sin embargo piden que ya no se repita más este procedimiento, que solo deja perdidas y ganas de no trabajar.
Por su parte Juan Hernández López, vende en una carretilla cocos, el dice que sorpresivamente se llevan las cosas, son varios contra uno, son más de 100 cocos pelados, tampoco le pidieron dinero, lo empujaron y le dijeron que para que recupere tiene que pagar la multa de 8 mil 545 pesos.
Dijo que él trabaja solo, no depende de nadie; el compra el coco y lo revende, tiene 21 años, es de San Cristóbal de las Casas, renta un cuarto donde vive con su esposa e hijos, de eso vive, no hay más, pero hoy no tendrá que llevar a su casa, no habrá que comer ni hoy ni mañana.
Aunque la carretilla es nueva, vale 850 pesos, su inversión es de 4 mil 500 pesos, pero no puede pagar más, porque es su ganancia y su inversión recalca; el problema es que no sabe a donde ir, como hacer para que sea escuchado y le regresen sus cosas.

Loading Facebook Comments ...