BUENOS DIAS CHIAPAS/Francisco Chávez Quiñones/El ocaso de Romero Deschamps.

0
85

Certero el dicho que dice: no hay mal que dure cien años.
Dentro de unos meses, Carlos Romero Deschamps dejará de ser senador.
Adiós al fuero, además de que, con este nuevo gobierno no tendrá fuero ni el presidente de la república.
El eterno líder de los trabajadores de PEMEX ve ya el ocaso de su larga carrera que el permitió, con un sueldo de 18 mil pesos mensuales, más una compensación como secretario general del sindicato de Pemex, acumular una fortuna de varios cientos de millones de pesos.
Adiós a aquellos años en que el PRI tenía seguro el voto llamado corporativo. Los líderes sindicales afiliados a la hoy casi extinta FSTSE acompañaban al candidato en su gira política para que los afiliados a tal o cual sindicato vieran que su líder era cunca del que sería el próximo presidente de México.
Se llegó a pensar que aquellos tiempos felices nunca cambiarían y ese sistema se conservaría per sécula seculorum.
El sindicalismo de México ya no será el mismo con este nuevo gobierno, que apoyará a trabajadores y obreros y estos se emanciparán.
Ese yugo, esos vicios, esa venta de plazas en PEMEX llegó a su fin. Los trabajadores saben que sus denuncias, ahora sí, serán escuchadas y esto marcará una nueva época en los sindicatos de México.
Pero, volviendo a Romero Deschamps, sabemos que, por su gusto o por obligación, tuvo que alzarle la mano a Meade, hace un mes, en la plaza de la Revolución de Villahermosa. Al caer estrepitosamente el PRI en Tabasco, aquel “líder” petrolero que le daba cientos de millones de pesos al PRI para las campañas y decenas de miles de votos a sus afiliados, simplemente acabó. Esa etapa pasó ya a la historia y a Deschamps le quedan los días contados. El ya no podrá imponer a su sucesor porque los trabajadores ya están envalentonados para reventar cualquier asamblea y hasta llevarán sendas pistolas para enfrentarse a tiros con los pistoleros de Deschamps. A este vetusto líder ya no le conviene intervenir. Lo mejor es que se ponga tierra y mar de por medio y desaparezca al otro día en que deje de ser senador y ya sin fuero, con una acusación bien fundamentada podría actuar la PGR, y no precisamente por cacería de brujas. Así que mejor que ponga pies en polvorosa y, huye conejo. Estoy seguro de que veremos muchos cambios en esos sindicatos en donde los líderes llevan ya vario años porque simplemente no respetan los estatutos y no convocan a las elecciones para un nuevo comité ejecutivo nacional.
En el SNTE, Juan Díaz de la Torre no podrá prolongarse, y no porque López Obrador vaya estar pendiente de esos casos, no, simplemente de que los maestros ya están engallados y no permitirán más reelecciones y continuismo. Viene una nueva época en la que se tienen que dar cambios de fondo.
No va a ser más de lo mismo. La enorme base morenista estará pendiente y señalara, acusará a aquellos que intenten continuar con la corrupción que vamos a desterrar.
La paisana Elba Esther quedará libre, a lo mejor al otro día que se largue Peña Nieto, pero ella misma no buscará recuperar el poder que tuvo porque encontrará a otra generación que quiere cambios, respeto, cumplimiento y un trabajo patriótico.
El SNTE y la CNTE deben promover visitas a Cuba. Organizar a cientos o hasta miles de maestros para que palpen, para que vean con sus propios ojos cómo el magisterio es capaz de transformar un pueblo.
Cómo los maestros de Cuba trabajaron el doble de tiempo por el mismo sueldo y lograron que su pueblo tenga el bachillerato como promedio de escolaridad.
Aquí tenemos que avanzar porque estamos estancados en el cuarto año de primaria.
Sí se puede. El magisterio apoyará a su presidente si este no le roba al pueblo, como lo fue con los presidentes Lázaro Cárdenas y López Mateos.
El magisterio jugará limpio con un presidente que también juegue limpio.
Confiemos en una nueva etapa, en una transformación, en una regeneración de un tejido social engangrenado que logrará curarse y salvarse.
A señalar a los bandidos, a matar “ratas”, a colgar de los kigüis a los ladrones del presupuesto ¡sin miedo!

Loading Facebook Comments ...