BUENOS DIAS CHIAPAS/FRÁNCISCO CHÁVEZ QUIÑONEZ/Al diablo “sus” instituciones.

0
218

Al diablo “sus” instituciones.
Cada día más y más mexicanos le dan toda la razón a Andrés Manuel, quien le dijo al sistema, al gobierno: “al diablo “sus” instituciones”.
Lean bien. El no está contra las instituciones republicanas que tenemos, y que, para lograrlo, tuvieron que morir miles de patriotas. Me refiero a la primera lucha por el México independiente. Nace la república, la primera institución, por la que dieron su vida miles de compatriotas.
Y así, usted sabe mejor que yo. Vendrá la reforma Juarista. Luego la lucha por la no reelección (que ahora la pretenden regresar nuestros preclaros legisladores).
Mr. Meade, lee, en México, como en otros muchos países se necesitan caudillos. Benito Juárez le dio paso a una República libre del clero católico, apostólico y romano. Lee cuantas instituciones brotaron con la Reforma. Juárez fue un caudillo, y a un líder no le basta un período para consolidar a una nación. Aprende que los caudillos son protagonistas que transforman su patria.
Plutarco Elías Calles también fue un caudillo. Consolidó las instituciones, y con el abuelo del PRI se encauzaron las luchas intestinas que se daban cada cuatro años por la presidencia de México.
También Porfirio Díaz Mori fue un caudillo. En sus más de 30 años de “dictadura” colocó a México en el concierto de las naciones como un país de gran crecimiento, de gran producción, autosuficiente en granos, en los alimentos que el pueblo come a diario. Con los ferrocarriles comunicó a todos los estados y la economía creció como no se ha vuelto a ver.
Aparte de haber sido, tal vez no un héroe, sino un soldado valiente que hubiera dado su vida para expulsar a los franceses. México está en deuda con el “dictador”. Y ahora los del PRI pretenden regresar a la reelección. No les digo. Borran con las nalgas, lo que tanto costo hacer con las manos.
Así es, Pepe. México sí necesita de caudillos. De líderes que busquen el cambio, las alternativas, como dicen ahora los polacos.
Para escribir un acierto o una pendejada bastan unas cuantas palabras. Baste un ejemplo: la educación.
Tú, como 10 expresidentes anteriores anuncias y prometes darle educación a toda la niñez, a todos los jóvenes que tengan ganas de estudiar.
Solamente en la UNAM se rechazan 8 de cada 10 solicitantes.
Ahora te pregunto, cómo diablos vas a resolver esa demanda? Con qué presupuesto, con que ojos? Mi divina tuerta.
No te queda, Pepe, y esto va con copia para Anaya, Margarita y el bronco.
La demanda educativa no, repito, no la podrán resolver con el mismo modo de distribuir el presupuesto, con la misma forma y reforma fallida. ¡ni maiz!
Ahora me preguntaran los calumniadores de Andrés Manuel, que Él, cómo diablos va a resolver la creciente demanda educativa?
Ahí les va. Miles de maestros jubilados, de todos los niveles, pero sobre todo del nivel medio, vamos a apoyar a la juventud regresando a las aulas, a miles de aulas que se abrirán a lo largo y ancho del país. De Mérida hasta Ensenada. Desde luego, sin cobrar. No pediremos ni para el pasaje.
¿Con que dinero se van a construir esas aulas? ¡ni maiz! Vamos a ocupar casas incautadas o decomisadas a los narcos. Se les dará una utilidad ¡por México!
Miles de maestros jubilados vamos a dar clases, ya no un tiempo completo, por nuestra edad, pero todavía tenemos rigio para dar tres o cuatro horas diarias.
Jefe Noé, lee, por favor. Tal vez esto te parezca romántico, castrista, cubano, idealista, imposible de realizarse, de concretarse.
Nuevamente ¡ni maiz! Sí se puede. Miles de maestros le hemos prometido a AMLO apoyar a los jóvenes que no ingresan al bachillerato y por eso son carne de cañón para los narcos.
Yo ya ofrecí, todavía aguanto, impartir cuatro horas diarias de gramática, redacción, literatura mexicana y/o universal. Yo sé, jefe Noé, yo sí aprendí a aprender. No soy “mamila”. El ave canta aunque la rama cruja… de ganar nuevamente el PRI, pues al diablo con “sus” instituciones corruptas. Los maestros limpios no apoyaremos a ladrones insaciables que jamás se arrepentirán y nos seguirán diciendo que somos unos pendejos idealistas. Se los devuelvo y corto.

Loading Facebook Comments ...