BUENOS DIAS CHIAPAS/FRANCISCO CHÁVEZ QUIÑONEZ/AMLO, Maduro y Ortega.

0
176

López Obrador ha dicho que aplicará la doctrina Estrada, que se basa en no involucrarse en los asuntos de terceros países.
Creo que López Obrador no ha visitado Cuba. Esto es un indicativo de que no intenta poner y proponer medidas como las que aplico Fidel, muy drásticas, en el inicio de la revolución.
Pero yo no descartó que, después del primer año, Andrés apriete, pero él sí sabe apretar.
Ya veremos si recientemente nombrado presidente de la isla, Díaz Canel, asiste a la toma de posesión, porque es obvio que será invitado y ya no habrá un Fox a su lado que le diga: comes y te vas. Descuida, Díaz Canel.
En el siglo pasado, los Estados Unidos ya hubieran mandado armas a la oposición de Maduro y Daniel Ortega.
Creo que nuestros primos no lo hacen porque no están seguros de que esa oposición sea realmente mayoritaria y broten por todo el territorio esos grupos nostálgicos del siglo XX llamados guerrilleros.
Los mecos saben que es riesgoso armar un país porque podrían recibir un tiro por la culata.
Imagínense que armara a Venezuela, a la oposición pues, y no logran tirar a Maduro ¡uta! Con todo ese armamento Colombia va a preferir aplicar también la doctrina Estrada, porque Don Nicolás ya señaló al expresidente Santos de acatar instrucciones del departamento de Estado norteamericano. Desde luego lo niega, pero una Venezuela bien armada será más respetada por el presidente de la tierra de García Márquez y el que ya recibió, señalado también de derechista.
Analicen objetivamente el caso de Nicaragua, de ese pequeño país salen muy pocos buscando llegar a los USA, no así del Salvador y Honduras.
Dicen que, hay que ir a constatarlo, el gobierno de Ortega atiende a los niños y estudiantes como no se había hecho antes, de ahí que los nicas tendrán dentro de poco un nivel de escolaridad más alto que el nuestro que es del cuarto de primaria el promedio, aunque lo niegue el INEGI.
En Venezuela también se atiende mejor que en nuestro país a la gente más pobre, desde el gobierno de Hugo Chávez. Como que allá una “estafa maestra” pone en la cárcel a los autores.
En Venezuela, he leído, hay escasez pero todos comen, si usted quiere, racionados. Aquí, muchos millones comen muy bien y decenas de millones se mantienen en pie porque Dios es grande.
No le crean a lo que dice la TV de esos dos países.
Me gustaría que estuvieran el uno de diciembre en nuestro país Evo Morales, Nicolás Maduro y Daniel Ortega. Ya veremos y calaremos a AMLO cuando empiece a delinearse como presidente de izquierda, como les dicen a los que tienen a la gente más pobre y le da educación a su infancia y juventud.
Voy a terminar esta columna aportándoles datos del presidente de Venezuela. En 1991, hace ya casi 30 años, se inicia trabajando como chofer de un autobús y en esa empresa llega a ser dirigente sindical.
Del 2000 al 2006 ya es miembro del parlamento.
Del 2006 al 2012, ministro de relaciones exteriores.
En el 2012 es vicepresidente de Hugo Chávez.
En 2013 es elegido presidente.
Desde luego se dan las protestas derechistas de los que vienen perdiendo ganancias como va a pasar aquí cuando se vean las facturas fantasma y los sobreprecios.
Hace un año, en agosto del 17, Maduro crea una Asamblea constituyente para neutralizar a la oposición.
Apenas en mayo anterior es reelegido presidente.
Al llegar al poder, muchos presidentes quisieran seguir, casi siempre para enriquecerse y mandar miles de millones de dólares al extranjero.
Muy pocos, aquí entra Fidel Castro, no dejó el poder hasta que se sintió viejo y abatido, pero no se enriqueció, no mandó dólares a los paraísos fiscales como lo han hecho muchos políticos mexicanos.
Lo mejor sería, propongo, parar la reelección, quitar la de alcaldes y diputados locales, porque, de seguir así, llegaría a la presidencia, por culpa del PRI.

Loading Facebook Comments ...