Código Nucú/César Trujillo/Sandra Luz y el hambre de poder

0
258

La ambición que pondera la pareja que conforman Sandra Luz Cruz Espinosa, diputada local por el Distrito VIII de Yajalón del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y su esposo el exedil Limberg Gregorio Gutiérrez Gómez parece que no conoce los límites. Y es que pese a que ambos han ocupado ya la alcaldía en más de una ocasión, ahora nuevamente están orquestando la forma de seguir teniendo el control del municipio de Tila y le apuestan a que sea la aún legisladora quien, por segunda ocasión, busque “gobernar” el pueblo que han convertido en su caja de ahorro familiar.
La imposición de Cruz Espinosa, señalan los propios habitantes de uno de los municipios con mayor índice de pobreza extrema, según el Informe de Pobreza emitido por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), es ya casi un hecho y parece tener etiquetada la regla de que el matrimonio Gutiérrez Cruz que se apoderó del ayuntamiento desde el 2008 tiene planeado mantenerlo por mucho tiempo más (al menos hasta el 2021).
Y aquí es donde uno no entiende el encubrimiento a la rapacidad que ondea la clase política que sigue dando jugada a quienes son culpables del empobrecimiento del grueso poblacional en varias de las zonas de Chiapas. Porque en los diez años que llevan manoseando el poder, y controlando el ayuntamiento de Tila, han sumido al municipio en la miseria al grado de ubicarse en el top 15 de los que tiene más gente con pobreza extrema.
Pero bueno, eso a la familia Gutiérrez Cruz le importa poco. El objetivo es seguir guindados de la teta presupuestal. Y por ello la diputada Sandra Luz se siente ya ungida y con la seguridad de que el poder adquisitivo de su esposo, el cacique de la zona, le va a servir como la catapulta para poder comprar su espacio. Digo, porque de otra forma no se concibe cómo ella pueda ganar una elección. Sólo con el dinero y con todas las corruptelas que ponderan se le podría hacer el milagro, porque si nos ponemos a analizar su desempeño éste es risible y funesto.
No sé si siga siendo protegida del diputado Eduardo Ramírez Aguilar y se trepe también ella al tren de la dignidad. Repito, no lo sé. Lo cierto es que planean que en cuanto el primo de su esposo, actual presidente municipal de Tila, termine su mandato, entonces será Sandra la que suba al poder, la que ascienda ungida por la corrupción y por todos esos millones de pesos que le meten a los padrinos que desde el Gobierno del Estado y desde las cúpulas partidistas palomean a los más impíos.
Es más, si usted busca todas sus participaciones en tribuna, todas las veces que elevó la voz, todas las iniciativas presentadas, se dará cuenta que su trabajo fue nulo. Ya en una entrega anterior señalé, incluso, de las quejas que se han dado dentro del mismo Legislativo donde sindican a la diputada Sandra Luz de que no le importan ni las recomendaciones ni los jalones de oreja que han intentado darle los presidentes de la Mesa Directiva y de la Junta de Coordinación Política, pues es un secreto a voces que ella no atiende a ningún ciudadano o grupo que solicite audiencia de la zona por la que fue “electa”.
Quizá sea la desesperación de los tucanes la que los orilla a palomear a todo aquel que garantice el triunfo. Porque Sandra tiene sólo uno de los tres factores que se necesitan para ganar una elección: dinero. Sí. Porque no cuenta con una estructura, más que la intimidación, y mucho menos ella que nos es una candidata que genere empatía.
Así, la diputada, espectro y candil de la calle y oscuridad de su casa, se siente  la nueva alcaldesa (quizá así sea, viendo cómo se mueve todo en la aldea). Tres años podría tener el poder en sus manos y compartirlo con su esposo. Entre ambos pueden inflar las obras que la misma constructora del arquitecto Limberg seguramente hará, podrán seguir sembrando el descontento y el caso que termina favoreciéndoles, y así planear cómo, en cuanto llegue el 2021, sube alguien más de su familia al trono, sentenciando a la miseria al pueblo del Señor de Tila.

Manjar
Todo indica que el diputado que renunció al Partido Verde Ecologista de México (PEVM) y que se refugió en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Diego Valera, tiene ya la ruta trazada para competir pero no por la gubernatura, sino rumbo al Senado de la República. Era casi un tiro cantado: tirarle al cielo para alcanzar una estrella. Quizá, entonces, el gallo para la sucesión gubernamental sea José Antonio Aguilar Bodegas. Veremos qué dicen los demás de “Por Chiapas al Frente”. #TiemposDeDecisiones // El líder del sol azteca, César Espinosa Morales, irá por una diputación federal por la Circunscripción número 3. Más allá de las críticas vertidas, mi tocayo ha sabido surfear los obstáculos y ha hecho caso omiso a los ataques que le han conferido desde varios frentes. Hace años que nos conocimos y lo he visto avanzar con paso firme. Cada quien habla como le va en la feria, dicen. Yo sólo sé que le deseo buena suerte y éxito en esta nueva meta. #Enhorabuena // La recomendación de hoy es el libro Los hombres del alba de Efraín Huerta y el disco Foiled de Blue October. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Loading Facebook Comments ...