DE TODO UN POCO/AMÉRICA PÉREZ VILLATORO/Amigos seguimos con nuestro relato: estoy segura que muchos

0
145

Amigos seguimos con nuestro relato: estoy segura que muchos de ustedes presenciaron hace algunos años el fenómeno OVNI que tuvo emocionados a quienes tuvieron la suerte de presenciar: trabajadores del aeropuerto Francisco Sarabia de Terán y habitantes de los alrededores del mismo se emocionaban por las madrugadas al ver salir de atrás del cerro Mactumatzá, objetos voladores no identificados OVNI, poco a poco la noticia se regó por la ciudad y llegaban familias enteras a curiosear, como dichos objetos despegaban su vuelo de manera uniforme, regresando al oscurecer, la gente no tenía miedo, decían que el pasto del lugar se notaba quemado, aceitoso, con un brillo opaco, raro, así muchos meses, no días, se acostumbraron, se emocionaron, pero no tuvieron miedo, los que tuvieron la suerte de contemplar estos eventos… se dijo y se afirmó en esos días, que algo parecido pasaba en el cañón del sumidero y llegaban muchos curiosos a salir de dudas, y sí pasaba igual o puede ser que eran los mismos, siempre he pensado que quienes vienen es por algún mensaje que han querido darnos, por el daño irreversible que hemos hecho y seguimos haciendo a nuestro planeta y que al llegar como les conté y flotar (sin moverse) arriba de la copa de un enorme árbol o en ríos, lagunas, (Montebello por ejemplo) me contaron haber visto lo mismo, o en volcanes, no sé, pero es la manera, talvez de cargar energía, les diré amigos, que tener una experiencia cómo tuvimos la suerte de vivirla nosotros, es de lo más emocionante, sino pregúntenselo a Jaime Maussan, con qué seguridad y emoción platica lo que ha visto y vivido, no todos se atreven a contarlo, para que no se rían de ellos, ¿por qué pensar que estamos solos en este inmenso universo? Somos egoístas al creerlo, piénsenlo de verdad… en Diciembre de 94, el volcán Popocatépetl hizo erupción, en la noche, yo estaba en mi departamento allá en la Col. Obrera, se veía en la Tv. Las imágenes, subí a la azotea que estaba llena de ceniza, llegaron muy rápido a las ciudades cercanas, empecé a hacer lo que les conté, con los ojos cerrados, concentrada, pidiendo a dios y a toda la corté celestial, luego a “mis amigos” pidiendo no hiciera tanto daño, especialmente por la vida de habitantes cercanos al coloso, que seguido se llevan unos sustos, pero ahí están, fieles a su usos y costumbres, al día siguiente en los periódicos publicaron fotos de este evento, sobre el volcán se veían flotando arriba OVNIS, varios de ellos muy cerca demasiado tal vez, pero ahí estaban.
Los vigilantes voluntarios, de otros mundos… alguien recodarán la imagen publicada hace años de una especie de cilindro enorme, entrando al volcán.
En alguna página de internet, podrán encontrar datos… pasa el tiempo, empiezo con problemas de salud, muy asustada por el pronóstico de cáncer de mama, no salieron lágrimas de mis ojos, del susto, más que nunca tenía que aferrarme a la vida y envíe como siempre mi mensaje mental, (ríanse) tienen derecho a creer o no, el Dr. Grajales, médicos amigos de mi hermano, (gracias a dios estuvieron ahí, hasta un poema dije a sugerencia de uno de ellos, fue trampa, para ver si estaba anestesiada, cuando volví, en la Tv. Había un mensaje político, me solté diciendo groserías, estaba mareada de verdad, se rieron de mí, al rato llego mi médico, ya estaba consiente, le hice una seña, se acercó y le dije: Doctor me hubiera quitado una bolita, pero de años, no lo podía creer, sonrió, mi sentido del humor (mi origen cubano) me ha ayudado mucho, para sortear los problemas difíciles a lo que me he enfrentado, sobre todo mi fe… vienen los tratamientos, quimioterapias, gracias médicos y enfermeras (os)… la señora que me acompañaba, me preguntaba a cada rato, no se siente mal?… no por qué? Veíamos a mis compañeras del lugar, dobladas y yo contando las anécdotas, o un poema, me volvía a preguntar, le contestaba páseme mi tamalito, tome el suyo, por favor, el yogurt y tan campante, salía, mi hija Sandra Patricia llegaba por mí, me preguntaba lo mismo, donde te llevo, por favor a la cocina económica, luego a mi casita, tengo hambre, casi 4 horas recibiendo la quimio… después me llevan a México, al bendito siglo XXl, médicos lindos y lindas, uno de ellos Alejandro Villalvaso, amable primo del comunicador del mismo nombre, el me recibió, tengo miedo le dije, me contesto así: soy feíto, no tenga miedo, fue tanto su apoyo, y el de una doctora campechana, no recuerdo su nombre, de verdad encontrar personas así, es un consuelo, en momentos tan difíciles, GRACIAS DESDE CHIAPAS, siempre los tendré en mi corazón y en mis oraciones… lo difícil fue, que mi hija me llevó, me tuvo que dejar en mi depa, su hijo menor era chico todavía, la noche anterior de su regreso, escuche a ella y una nieta, le digamos a Blanca (vecina) que hable a la señora que cuida enfermos, al escucharlos, salí de la recámara y les dije: no quiero personas extrañas, está muy chico el depa, no pasa nada, comenta ni nieta Carolina: mi abuelita cree que le vamos a traer a la mata viejitas… soltamos la carcajada… un taxista amigo de la vecina, le hable temprano, voy en 15 minutos, lo sigo esperando, tomé mi café, me persigne, “hable “ a mis amigos los 25 días llegando a Bolívar, ahí llegaba un taxi… se sorprendían que bajaba de la plancha, haciendo bromas, mi hija me dijo, no se te cayó ni un cabello, sí tus amigos te cuidan…

Loading Facebook Comments ...