DE TODO UN POCO/AMÉRICA PÉREZ VILLATORO/El domingo 15 se cumplió el 61 aniversario del terrible accidente

0
92

El domingo 15 se cumplió el 61 aniversario del terrible accidente en el que perdiera la vida el ídolo sinaloense, el inolvidable Pedro Infante, millones de mujeres, no sólo mexicanas, se sintieron viudas esa mañana trágica del 15 de abril de 1957, tenía mi saloncito de belleza, (hoy estética) con el radio prendido me disponía a peinar a una jovencita que esa mañana haría su primera comunión, en la iglesia del señor Santiago, esperaba a mi primer hija, yo 18 años, un poquito más, en esos tiempos llegar a los 20 sin casarse era una solterona, hoy se casan si quieren, si no se dedican al trabajo y a lo que ellas decidan, tranquilas mi clienta y yo escuchábamos música, que de pronto se cortó y escuchamos al voz del locutor angustiado: cambiamos está transmisión con la terrible noticia, Pedro Infante ha muerto, un terrible accidente en la ciudad de Mérida Yucatán, donde perdieron la vida pilotos, copilotos y personas en tierra, lamentable incendiadas por el combustible de la nave, en estos momentos no sabemos cuántas víctimas hay, no podemos creer que Pedro esté muerto, es una locura lo que estamos viviendo en Mérida, nos duele el dolor de las familias que sufren la perdida de algún familiar, así, la noticia corrió como pólvora en todos los rincones del país, y en otros países, donde por su actuación, carisma, Pedro Infante era admirado y respetado, los jóvenes imitaban su voz, su peinado, que por cierto el copete de la frente, era para disimular una pequeña hendidura que se le hacía, por la placa de platino que le injertaron cirujanos, debido a un accidente en la playa con su avioneta, creo, no recuerdo, que Lupita Torrentera viajaba con él.
Pedro, por su simpatía, su físico, sonrisa coqueta, era mujeriego hasta ya ustedes saben, cuantas viudas quedaron, y ese gusto le salió tan caro, perdiendo la vida y llevándose a sus compañeros de viaje y las víctimas de tierra. Se dijo que la noche anterior Irma Dorantes, lo llamó del D.F. diciéndole que tenían una demanda que la esposa legitima de Pedro, María Luisa León Mayor los había demandado por bigamia, pero se casó con Irma, en Mérida Yucatán, sin haberse divorciado de María Luisa, por eso el actor acudió al aeropuerto para pedirle al piloto que manejaba el avión, de donde Pedro dicen era socio, TAMSA, bajaron al copiloto, subió el actor, quién sabe si por nervios o falla del aparato no elevó y cayó sobre las casas cercanas que ya sabemos lo que esto causo… Pedro fue reconocido por el pulso con su nombre, al piloto igual, Pedro le había obsequiado uno igual… el ídolo de Huamúchil fue trasladado al D.F. la gente lo acompaño en las calles.
A Irma Dorantes no la dejaron entrar a la funeraria, de nada servía su odio a María Luisa… Pedro estaba ahí, sus restos calcinados, ya para que pelearlo, camino al cementerio la gente impedía el paso al cortejo fúnebre, querían tocarlo, despertarlo hoy a los 61 años de su partida, cientos de personas acuden al panteón, llevan a sus hijos, les platican quién está en ese lugar, con un busto vestido de agente de tránsito, lleno siempre de flores, muy cerca a unos metros estaba la tumba del inolvidable charro cantor Jorge Negrete; era un enorme triangulo en el piso, muchas flores y una veladora roja enorme siempre prendida, cuando María Félix vivía… muy cerca está la de la inolvidable chorreada, Blanca Estela Pavón, quién años antes sufrió igual que su “amado” Pepe el toro, terrible accidente volando sobre el volcán Popocatépetl, junto a su padre, salieron de Tapachula, les cedieron su lugar otros pasajeros, tenían prisa y ahí quedaron, Blanca Estela actuó en varias películas, hacían reír y llorar a los espectadores, inolvidable pareja, con Evita Muñoz “Chachita” y el pequeño torito, que era un actor para su edad extraordinario, ¿quién no los recuerda?
Los que vivimos en esa época de oro del cine mexicano… por cierto hace pocos años entrevistaron al “torito” en un lugar de Tamaulipas, muy guapo, ojos verdes, es un próspero hombre de negocios… y cómo dicen, una vez saliendo del teatro Blanquita, un voceador gritaba: Pedro Infante vive, Pedro Infante Vive!! En un momento término de vender “Ovaciones de la tarde” al leerlo decía: Pedro Infante vive en el corazón de todos los mexicanos… el vendedor se reía por la broma, escribí un corrido, esto es lo que recuerdo:

Loading Facebook Comments ...