Denuncian violación a los derechos humanos en el Cereso 3 de Tapachula

0
378

El Estado/Agencia

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 9 de enero (El Estado).-A un año y tres meses de que su esposo cumpla una condena de 14 años y 3 meses por delitos del fuero común -robo con violencia y mano armada-, Nohemí Bravo Reyes junto a su hija e hijo de 13 y 10 años de edad, respectivamente, se plantaron a las afueras del palacio de gobierno para pedir al gobernador Manuel Velasco Coello, la liberación de Hernán Orozco Morales, recluido en el Centro de Readaptación Social (Cereso) número 3, de Tapachula, Chiapas.
Aseguró que su esposo fue detenido injustamente, pero al no contar con los recursos necesarios para pagar los honorarios de un abogado, tuvo que quedarse todos estos años en prisión, a diferencia de las personas que fueron detenidas con él (que aseguró fueron los verdaderos responsables del delito), quienes desde hace 8 años aproximadamente fueron liberados; sin embargo, uno de ellos ha regresado a la cárcel en diferentes ocasiones por continuar con una vida delictiva. El tercero falleció.
“Es por eso que le digo al gobernador que se ponga la mano en el corazón para dar la libertad de mi esposo, porque lo único que le debemos al gobierno es un año y tres meses de prisión, por eso quiero que él le de algún beneficio o alguna fianza; mientras no me den alguna respuesta yo no me voy a levantar”, dijo.
Por otra parte, reveló que dentro del Cereso número 3 se han dado actos de abuso de poder por parte del representante del Módulo 2, José Luis Yescas Ramírez, a quien acusó de abusar de los derechos humanos de los recluidos y de acosar a sus familiares, bajo la amenaza de que serán trasladados a otros reclusorios.
Ante dichos señalamientos, agradeció a las autoridades competentes por retirar a José Luis Yescas Ramírez del cargo, pero dijo temer que su esposo o el resto de su familia puedan ser víctimas de represalias, ya que para sacar adelante a su familia y al mismo tiempo estar cerca de su esposo, se ha dedicado a vender comida a las afueras del Cereso.
“Estoy aquí plantada para que me den respuesta y que el gobernador y los servidores públicos se comprometan que no van a mover a mi esposo, ya que la justicia es muy injustificada, que agarran y trasladan a las personas injustificadamente, cuando a los culpables o a los verdaderos criminales los dejan ahí…”
Más adelante, agregó que Yescas Ramírez acosa sexualmente a las hijas de los reclusos, asegurando que tiene el respaldo del Jefe del Ejecutivo Estatal y de Orlando Leyva Lobato, subsecretario de Ejecución de Sanciones Penales y Medidas de Seguridad de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPyPC) del estado.
“Es que como es preciso del módulo 2 y le dan una autoridad dentro del penal, abusa del poder; extorsionaba a los internos, acosa a las hijas de los internos, es una persona enferma (…) amenazó a mi hija que si se quejaba trasladaría a mi esposo a otro reclusorio, a ella le dio una nalgada”, dijo.
Nohemí Bravo Reyes, lamentó que en Chiapas la justicia se aplique a personas inocentes y que no exista la capacidad de las instancias de justicia para aplicar los castigos a las personas correctas, por lo que mencionó que sus hermanos Franco y Francisco (Bravo Reyes) también fueron detenidos injustamente por estar en el lugar y el momento equivocado.
Finalmente, precisó que, de no tener una respuesta a su caso, llevará a cabo acciones más radicales, con el fin de ser vista por las autoridades correspondientes, pero principalmente por el gobernador Manuel Velasco Coello

Loading Facebook Comments ...