Divorcio, enemigo de la infancia

0
211

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho. – En lo que va del año, el número de divorcios ha ido en aumento más que el de matrimonios, o simple separación de los padres; el cual trae consigo problemas con los hijos, que en muchos casos es discordia y en otras demostrar que no son deseados.
Hasta el momento se habla de unos 8 mil divorcios, y los hijos bajo la tutela del DIF han tenido que decidir por sí mismos, decidir con quien se van o en su caso, con ninguno, por lo que es aceptada la participación de los abuelos o de los tíos, solo en ciertos casos que se determine por el juez de la causa.
Los pleitos entre ambos, ha colocado a los infantes a tomar decisiones que no desean, pues el proceso es traumático para ellos el ver la separación de sus progenitores, aunque saben que es lo mejor por el tipo de violencia que existe al interior de sus hogares desde todo momento.
En un 96 por ciento, los hijos deciden irse con la madre, en otros casos, no se les toma en cuenta y la custodia va directa hacia ella, sin embargo, algunos piden irse con el padre, aunque no siempre se les concede, debido a que las leyes favorecen a las féminas.
Algunos niños que están vendiendo en las calles como ambulantes, reconocen que ellos desearían una familia, pero al separarse ellos, ni siquiera han tenido una buena relación al quedase solos, los problemas persisten.
Es triste que pasan los cumpleaños sin la presencia de uno de ellos, en otros casos el padre nunca más vuelve aparecer, siempre son objeto de señalamientos del tutor recordando a la pareja cuando están enojados, el cual es un asunto de nunca acabar y muy problemático para el desarrollo de los niños.
La Señora Francelia N. aceptó que le dolió mucho el saber que su esposo lo engañaba, fue así como por concejo de sus amistades optó por el divorcio, hoy quien sufre es su hija, pues a parte de burla que sufrió en la escuela, también ella perdió a quien amaba, sabía que era doloroso pero prefería perder ella y no su hija.
Su hija, dice ahora que está feliz porque vive con su madre, pero no se acostumbra a que su padre haya dejado la casa, no es tanto lo material, porque su mamá hace todo por tenerla bien, pero si es feo no tener papá, al menos saber que no está en el hogar, aunque si vive.
En los juzgados, se declara que hay padres que no responden al llamado del hijo, se olvidan que tienen derechos, desde luego no aportan y buscan formas para no pasar la pensión que se les impone por parte de la autoridad, otros más se dicen no contar con empleo, entre otras declaraciones.
Pero solo uno de cada 500 casos, pide quedarse con la custodia, pelea por sus hijos, quiere y ama, dicen estar conscientes de la división familiar, pero no perder a sus hijos, por lo que buscan la forma de ganarse la patria potestad, el cual cuando eso ocurre, si logran ganarla.
Se ha observado que, en algunas familias, según los jueces, los hijos son símbolos de dinero, pelean la pensión para ganar al otro y “fregarlo” económicamente, hay quienes piden pensión, más pago de escuelas privadas, ropa y gustos, el efectivo es solamente para la alimentación.
De acuerdo con la experiencia de los jueces y secretarios, el problema no es el divorcio, sino la afectación de los hijos en lo sicológico, por eso se les pregunta constantemente si desean disolver el vínculo familiar o intentarlo de nueva cuenta, lo mismo ocurre en la Secretaría de la Mujer, se orienta a que no haya violencia, pero nunca invitar al divorcio.

Loading Facebook Comments ...