EL JUEGO DEL HOMBRE/LUIS ENRIQUE VÁZQUEZ NAVA/CAFETALEROS

0
189

Con la desaparición de Jaguares nuestro estado perdió color, perdió la tradición del fútbol de primera división cada 15 días en el Estadio Víctor Manuel Reyna. La afición al fútbol en Chiapas, que es muchísima, viajaba de todas las ciudades, de todos los municipios, de todos los pueblos, para ver al equipo naranja buscar la victoria ante los mejores equipos del país. Ésta representación de la victoria y la derrota, es vital para toda sociedad.
Con la desaparición de Jaguares, el estado perdió una estructura esencial de su sistema de comunicaciones. Pertenecer al gran desmadre que une al país, la Liga MX, es vital para la promoción de nuestro nombre, “Chiapas”, en las pantallas de México y el mundo. Una familia en Tlaxcala, o en Hermosillo, entra a un restaurante y en la televisión Atlas Vs Chiapas, el partido de la jornada, de pronto un GOOOOOOOOOOOL llama la atención de todos los presentes, es de Jaguares, y entonces el padre de familia decide pasar las próximas vacaciones en el bello estado al sur del país.
La carrera por desmadrar la identidad de Jaguares, es una de las historias deportivas que me ha tocado vivir de muy cerca. Jaguares no perdió la categoría por dos malos torneos, fueron años en que se tomaron decisiones que destruyeron al equipo, hasta que éste se fue convirtiendo en una caricatura de lo que alguna vez fue.
Cuando Jaguares jugó su último partido en el estadio Jalisco contra Atlas, todo Chiapas siguió la muerte del equipo que nos representó por más de una década, y que alguna vez nos dio alegrías, ganándole a los más grandes de México. Jaguares fue exterminado por la FEMEXFUT, que congeló la franquicia al presentar adeudos con todos los miembros de la institución, desde jugadores de la plantilla a trabajadores del club, y le privó de jugar en el Ascenso MX.
El orgullo de nuestro fútbol chiapaneco quedó golpeado, y respondió a la brevedad de la mano de Cafetaleros de Tapachula. El equipo de la frontera sur de la nación, que a punto de cumplir los tres años de edad, obtuvo un título histórico para la entidad. Devolviendo la esperanza de devolver el fútbol de primera división a nuestro estado.
Del Sur de la Nación son los dos equipos protagonistas del Ascenso MX, Oaxaca y Tapachula son los Campeones de la “División de Ascenso”, y disputarán la Gran Final 2017 – 2018 por la División de Plata, en un clima de incertidumbre, que no les asegura al fin de la travesía aquello que merecen por ser los vencedores de la competencia: el Ascenso a Primera División.
Una liga de arreglos, eso es nuestro fútbol profesional en México. A finales de 2017 el Consejo de Dueños aprobó cambios estructurales entre la Liga MX y el Ascenso MX, bajo pretexto de “proyecto de mejora a nuestro fútbol”. Dichos cambios tienen como fin proteger a los equipos que por ahora conforman la primera división, además de permitirles el derecho de ascender, únicamente a unos cuantos participantes del torneo de Ascenso MX.
¿De qué sirve jugar una liga que niega lo que promete? En otras ligas de gran prestigio, como la Española o la Inglesa, incluso la Brasileña o la Argentina, cuando un equipo gana el campeonato de segunda pasa entonces a primera división, porque por eso es deporte. Porque en el campo, donde se lleva a cabo el juego, el derecho se ha ganado, allí donde vale. Por más pequeño que sea el equipo, si ha ganado el campeonato, entonces se ha ganado a pulso el derecho de jugar contra el Real Madrid.
“El que logre ascender tiene todos los derechos, yo no pondría la capacidad de un estadio como motivo para que un equipo no ascienda, lo que se gana en la cancha se debería respetar y el que gane el título que ascienda y punto”, palabras de Jorge Dávalos, DT de Leones Negros, equipo que a diferencia de Tapachula y Oaxaca, sí cuenta con la aprobación de la FEMEXFUT para ascender.
Que éste gobierno que tomó el poder ondeando la bandera del deporte y de la cultura, y que con sus decisiones destruyó a Jaguares de Chiapas, reduciéndolo a una caricatura de equipo, resarzan sus errores y trabajen para devolver el fútbol de primera división a la entidad. Que unan esfuerzos con la directiva de Gabriel y Orantes, juntos deben negociar con la Federación Mexicana de Fútbol la vuelta a primera.
Pese a la incertidumbre, el plantel de Cafetaleros está centrado en ganar la serie final ante Oaxaca, queda en los dirigentes de la Federación hacerse tontos, una vez más tomando decisiones que estancan a nuestro fútbol y que también lo empañan. “Nosotros no tocamos éste tema, en nuestra mente está la gloria, el quedar campeones, ahora tenemos una probadita, ahora toca el gran paso”, dijo Christian Bermúdez, delantero del equipo chiapaneco.
Que quede constancia de que hay hombres por la labor, que después del golpe que significó para todos los chiapanecos la desaparición de jaguares, un equipo, de Tapachula, se puso el estado al hombro y está en pie de guerra, siguiendo con ésta lucha para volver, de donde nunca debimos irnos.

Loading Facebook Comments ...