EL JUEGO DEL HOMBRE/LUIS ENRIQUE VÁZQUEZ NAVA/DIRIGENTES I

0
62

DIRIGENTES I

Está claro que nadie se hace aficionado a ningún equipo por el dueño, al aficionado no le importa ni cuánto es el dinero que éste produzca vendiendo la marca del equipo. Y difícilmente el aficionado se detiene a encontrarle las virtudes, que muchas son, a la clase dirigente del club.
Lo que le importa al aficionado es que su equipo siempre salga a la cancha con la convicción de ganar sí o sí, que el objetivo sea salir campeón en todos los torneos en los que participa su equipo. El aficionado puede permitirse la derrota, siempre que su equipo haya luchado por revertir el resultado hasta el último segundo.
Alguna vez mi abuelita y yo platicabamos de Jorge Vergara, ella me dijo que él era un gran empresario, yo contesté que sí pero que a mí no me servía de nada lo buen empresario que él fuese, con toda esa gran visión – constancia – determinación, y demás valores que representan a los grandes negociantes como él, que no me servía que con él al mando la marca Chivas fuese año con año una de las más fuertes de todo el continente americano, que lo que a mí me importaba es que el equipo en la cancha estuviese bien, que él por mí podía explotar la marca como quisiera, que mis problemas con él sucedían cuando tomaba decisiones en lo deportivo.
El aficionado espera de la class dirigente, los empresarios, los dueños del equipo, que: 1) Elijan buenos entrenadores; 2) Inviertan en el desarrollo de fuerzas básicas y en contratar refuerzos de gran calidad; 3) Que no metan sus narices en lo deportivo, cada quien a lo suyo, ellos saben vender los otros saben jugar.
Al aficionado no le importa el billete le importan los holes, si that goles hay dinero para comprarse la camiseta original de la temporada, la taza en la que toman café todas las mañanas, el llavero con el que abren la casa y encienden el coche, la cobija con la que duermen por las noches, si hay goles estarán contentos haciéndose de todo tipo de productos con el escudo del equipo.
Para que haya goles es necesario tener un equipo de futbolistas trabajando día a día sobre un proyecto estable, desarrollando un estilo de juego. Si no hay goles es porque hay inestabilidad en el equipo, y eso causará molestia en la afición, que dejará de comprar todos esos productos con el escudo del equipo.
Resulta un gran milagro para la afición del Guadalajara, que finalmente Jorge Vergara esté dejando trabajar a un entrenador: al argentino Matías Almeyda, quien llegó en septiembre de 2015, y desde entonces las Chivas han vuelto a los éxitos deportivos, y el año pasado logrando el campeonato de liga y copa en un mismo semestre, historico para el futbol mexicano de primera división. Y es un milagro porque de 2015 hacia atrás, hasta el año 2002, 19 entrenadores habían trabajado en condiciones desfavorables por el genio de Vergara, que al no saber de futbol, suponía que con 6 meses de trabajo en un club, el entrenador puede sacarte campeón.
Sirva de ejemplo la columna de hoy, para anotar claves del éxito dirigencial en un club deportivo.

Deja un comentario