El sismo del viernes liberó más energía que el del 19 de septiembre pasado

0
152

Agencias

Si bien el sismo de magnitud 7.2 del viernes liberó más energía que el del 19 de septiembre de 2017 –de magnitud 7.1– la distancia a la que sucedió respecto de Ciudad de México es una característica que explica la diferencia de los daños que dejaron uno y otro.
La jefa del Servicio Sismológico Nacional (SSN), Xyoli Pérez Campos, explicó ayer en conferencia de prensa que el sismo del viernes tuvo epicentro en las cercanías de Pinotepa Nacional, Oaxaca, que está a unos 600 kilómetros de Ciudad de México. En tanto que el del 19 de septiembre del año pasado tuvo epicentro entre Puebla y Morelos, a unos 120 kilómetros.
El temblor se debió a la interacción entre dos de las cinco placas tectónicas en las que está el territorio mexicano: la de Cocos y la de Norteamérica. La primera se está deslizando debajo de la segunda y cuando hay una ruptura entre ellas se genera un sismo.
La investigadora aclaró que el temblor de anteayer es independiente al ocurrido el 7 de septiembre de 2017 en el Istmo de Tehuantepec –de magnitud 8.2 y provocado por las mismas placas tectónicas– del que se han registrado 18 mil 382 réplicas, un récord histórico, explicó.
Cada evento es diferente, por ejemplo, el del 19 de septiembre sólo tuvo 39 réplicas y en un par de días, dijo la jefa del SSN. En tanto, hasta las cinco de la tarde de este sábado se habían registrado 918 réplicas del terremoto del viernes, la mayor de ellas de magnitud 5.9.
Personal del Sismológico viajó a Oaxaca a instalar estaciones temporales de medición en Pinotepa Nacional para monitorear las réplicas del reciente temblor.
Pérez Campos indicó además que cada unidad de magnitud de la escala que se emplea para describir los sismos existe una diferencia de 32 veces en la energía liberada por un terremoto. De esta manera, el sismo que experimentamos la tarde del viernes de magnitud 7.2 fue 32 veces más pequeño que el del 7 de septiembre de 2017, de magnitud 8.2.
El sismo de hace dos días fue 1.5 veces más grande en liberación de energía que el del 19 de septiembre del año pasado.
En tanto que las placas sigan moviéndose por la mecánica del planeta, los sismos continuarán, enfatizó Xyoli Pérez. Pero recordó que esto no significa que se puedan predecir o que sea posible determinar si habrá un terremoto de gran magnitud.
La especialista comentó que está en marcha la instalación de 52 nuevas estaciones de monitoreo en diferentes regiones del país que se sumarán a las 168 que envían información al SSN.
Juan Carlos Montalvo, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y Leonardo Ramírez Guzmán, del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicaron que el sismo fue percibido por alrededor de 42 millones de habitantes en una región que va de Aguascalientes a Chiapas.
Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica de la UNAM, precisó que con los 106 millones de pesos que le fueron recientemente aprobados al SSN por el Congreso ya se está trabajando en la construcción de una nueva sede del Sismológico en Hidalgo.

Loading Facebook Comments ...