En congreso de la CNTE se postuló el rechazo a candidatos de la oligarquía

0
221

Agencias
Gritan las mismas consignas y, en el presídium, son todos hombres, a pesar de que la presencia de mujeres en el sector es enorme. Es la clausura del congreso de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a las 3:17 del sábado 17 de marzo. Se canta, pese al cansancio, el himno Venceremos. ¡De Chiapas a Sonora, con la Coordinadora! y “Vestido de verde olivo…” son quizás los lemas más repetidos. Pero en la despedida, ya cuando los delegados (452, de 26 secciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) se paran de sus asientos y toman sus mochilas, un grupo suelta otra consigna: ¡Ni un voto al PRI, ni un voto al PRI! Le responden con abucheos y expresiones de burla generalizadas.
Termina así el cuarto congreso extraordinario. El punto central ha sido la postura que la CNTE tomará en la contienda electoral. Y ha ganado el bloque que encabeza la sección siete de Chiapas, no sólo contraria a cualquier coqueteo con Andrés Manuel López Obrador, sino partidaria de un rechazo en bloque a los candidatos de la oligarquía, es decir, todos.
El choque fue rudo, según versiones de delegados que la prensa no pudo atestiguar porque el congreso fue a puerta cerrada. Ya en la mañana del sábado, Enrique Enríquez, secretario general de la sección nueve, respiraba aliviado: Ya sabes cómo son los debates en la CNTE, pero al final nos ponemos de acuerdo.
De mañana, los líderes de la CNTE ofrecen una rueda de prensa con escasa asistencia de representantes de los medios. Se refiere al profesor Pedro Gómez Bámaca, secretario general de la sección siete, una de las expresiones surgidas al calor del debate: ¿Andrés Manuel López Obrador representa otro de los colores de la oligarquía?
El docente chiapaneco responde, con el rostro endurecido: La CNTE no puede ir a la cola de esta situación electoral. En los 38 años de la CNTE se han tenido muchas experiencias en varias partes, donde gobiernos de distintos cortes han aplicado la misma política. Porque los únicos que controlan los intereses en México y en todo el mundo son las pocas familias dueñas del capital, que imponen a sangre y fuego sus políticas. Y para nosotros todos están en ese mismo esquema, porque la oligarquía los obliga a aplicar esas políticas.
La postura opuesta
En el congreso, la postura opuesta ha estado sobre todo en la delegación de Oaxaca, pues algunas de sus corrientes apostaron a repetir el respaldo que en el pasado dieron a Gabino Cué e incluso jugaron a aparecer en las listas de candidatos de Morena.
Tras el acuerdo, su secretario general, Eloy López, agrega a lo dicho por el chiapaneco: Esta coyuntura política no define a la CNTE. La Coordinadora seguirá luchando como lo ha hecho. No estamos definidos por una elección, esté quien esté, porque el régimen del neoliberalismo es el mismo.
En aras de la precisión, de borrar la delgada línea que separa el respaldo o la condena a la candidatura de López Obrador, Enrique Enríquez, de la sección nueve, da lectura puntual a los acuerdos con los que la CNTE resolvió su debate sobre las elecciones:
“La CNTE repudia y condena a los partidos políticos que aprobaron las reformas estructurales y firmaron el Pacto por México.
“Ratificamos nuestra independencia ideológica, política y económica de todos los partidos que participan en la contienda electoral, del gobierno y del charrismo sindical.
De igual manera, respetamos todas las formas de lucha, siempre y cuando eleven la conciencia de clase, creen organización y resuelvan las demandas del pueblo, respetando a su vez la libre militancia en estricto apego a los principios de la CNTE.
Enríquez agrega: No creemos que López Obrador o quien llegue vaya a resolver los problemas de México. Estamos aquí como un referente histórico para definir que el que llegue, quien sea, tome las demandas más sentidas de la sociedad mexicana, de todos.
El profesor chilango habla entonces de la apuesta de la CNTE para esta coyuntura: llamar a la movilización nacional contra las reformas estructurales, por la defensa de la vida, de los derechos laborales, pero con una diferencia; esta vez la CNTE no se asume como eje, sino que invita a todos los sectores sociales agraviados a ser convocantes de una jornada nacional, porque todos estamos siendo atacados.
En esa ruta, la CNTE mantiene su calendario de paros escalonados: de 48 horas los días 9 y 10 de abril, y de 72 para arrancar el mes de mayo, justo cuando las campañas electorales entrarán en su recta final.
Desde su origen, la CNTE –salvo momentos excepcionales, como las movilizaciones de 1989– ha tenido resultados distintos, que dependen de las condiciones en cada estado y cada sección, en el éxito de sus movilizaciones.
Pedro Gómez Bámaca dibuja la diferencia en el 2018 electoral, porque esta vez, dice, vamos a entrar todos juntos, a avanzar todos agarraditos de la mano y juntos vamos a salir.

Loading Facebook Comments ...