En menos de dos meses, logra FGE sentencia en contra de homicida por caso hallazgo de restos humanos

0
61

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. – Como parte de las ventajas del nuevo Sistema de Justicia Penal, en las últimas horas el Juez de Control y Enjuiciamiento dictó sentencia condenatoria de 24 años de prisión en contra de Juan José Solís Gallegos, quien durante la audiencia para llevar a cabo el Procedimiento Abreviado aceptó su plena responsabilidad en el homicidio de su cuñado Rodrigo Santiago Moguel.
Cabe recordar que, los restos de la víctima fueron localizados en diferentes bolsas de plástico en la colonia La Pimienta de Tuxtla Gutiérrez la tarde del 24 de octubre sobre el cauce del Rio Sabinal.
De acuerdo con las investigaciones que encabezó la Fiscalía de Homicidios y Feminicidios, Rodrigo Moguel fue reportado como desaparecido el sábado 21 de octubre cuando salió de su domicilio alrededor de las 10 de la noche para estacionar su vehículo y ya no regresó.
Tras conocer del hallazgo del cuerpo sin vida se dio inicio a la Carpeta de Investigación por el delito de Homicidio calificado y se llevaron a cabo una serie de diligencias apegadas al Protocolo de Investigación.
De esta forma, se realizó un cateo en el inmueble marcado con el número 486 de la 12 norte oriente en el barrio La Pimienta, propiedad de Juan José Solís Gallegos, donde participaron peritos en criminalística, fotografía y video, así como Ministerios Públicos y elementos de la Policía Especializada.
El cateo se llevó a cabo en el domicilio del imputado, inmueble que colinda con la casa de la víctima, donde según los datos de prueba se perpetró el crimen la noche del sábado 21 de octubre.
Luego de más de seis horas de inspección se logró la ubicación de diversas evidencias, principalmente en el traspatio del inmueble, entre las que sobresalen una maceta y una piedra con rastros de sangre, así como una zanja de 50 centímetros de ancho y 130 centímetros de largo donde el victimario escondió el cuerpo desde la noche del 21 hasta el lunes 23 de octubre cuando decidió deshacerse de los restos.
En uno de los cuartos contiguos a la alberca se ubicaron manchas de sangre, mismas que fueron analizadas por peritos en Genética Forense, lo que confirmó que correspondían a la víctima.
También se utilizaron pruebas científicas, como la prueba de luminol en una de las paredes, donde se ubicaron rastros de sangre, a pesar de que dicho lugar ya había sido lavado.
En el cateo fueron asegurados instrumentos punzo cortantes con los cuales fue cercenado el cuerpo, entre ellos un cuchillo, un machete y un hacha.
Otra de las evidencias, es una pulsera que la víctima portaba el día de su desaparición, misma que fue ubicada enterrada en el traspatio de la casa del ahora sentenciado.
Cabe destacar que, tras ser detenido Juan José Gallegos Solís fue puesto a disposición del Juez de Control de Cintalapa, dando apertura a la Audiencia Inicial, donde se formuló́ la imputación por parte del Ministerio Público investigador.
Asistido por abogados particulares, el primero de noviembre el Juez de Control le dictó Auto de Vinculación, como probable responsable del delito de Homicidio Calificado, otorgando un plazo de investigación complementaria de seis meses, y decretó la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa por lo que fue recluido en el penal “El Amate”.
Posteriormente, la defensa solicitó al Juez de Control una nueva audiencia para llevar a cabo el Procedimiento Abreviado, misma que se llevó a cabo el pasado 15 de diciembre.
Durante la audiencia, el Fiscal del Ministerio Público sustentó la acusación en contra de Gallegos Solís, quien ante el Juez de Control y Enjuiciamiento Región Uno, admitió́ su plena responsabilidad en el homicidio de su cuñado Eustaquio Rodrigo Santiago Moguel, por lo que fue sentenciado a una pena de 24 años de prisión.

Deja un comentario