INAH sin hacer nada en Chiapa de Corzo

0
217

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho. – A poco más de 4 meses del sismo del 7 de septiembre, un solo templo de Chiapa de Corzo, no ha sido atendido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), lo que ha causado malestar en la población, pero no ha bastado para detener las tradiciones.
Los templos que son una característica colonial y religiosa han permanecido cerrados, al igual que algunas viviendas que están afectadas, que son una característica de la ciudad por estar construidas con adobe y teja, aunque de estas quedan muy pocas, e acuerdo a los datos estadísticos.
Los templos continúan cerrados, pero se mantiene una vigilancia que permite a los visitantes conocer la historia, su interior a base de documentos que los vecinos ofrecen, mismos que se sienten orgullosos de su pueblo y de sus tradiciones, la cual promueven constantemente.
En tanto en los altos de Chiapas, el catálogo haba de que serán 122 monumentos afectados (94 de ellos son templos religiosos) en 17 municipios de los Altos de Chiapas, incluida la Catedral de San Cristóbal de las Casas, los que se someterán a restauración.
Trabajará en ello el equipo encabezado por Orea e integrado por Nayeli Pacheco, Abril Buendía, Ana Rosa Toca, Rosa García, Ana Tirado, Francisco Jiménez y Carlos Cañete, quienes aguantan la urgencia de los feligreses que a veces no comprenden que no se trata sólo de echarle yeso a una pared o utilizar pegamento para unir las partes rotas de una imagen.
La restauración del patrimonio nacional requiere trabajos especializados y recursos. De acuerdo con datos de la Secretaría de Cultura federal, en Chiapas el costo estimado para llevar a cabo el Programa de Rehabilitación del Patrimonio es de al menos 659 millones de pesos, dinero que comenzará a fluir una vez que lo liberen los seguros contratados por el INAH, el Fondo de Desastres Naturales y algunas instancias privadas.
Por eso, añade, “la reconstrucción de los bienes históricos en Chiapas será compleja. Para los diversos grupos étnicos de la región esos monumentos tienen otro sentido y relevancia, son el centro de su vida. Lo que sucede en las iglesias rige la dinámica social de comunidades que pueden ser urbanas, rurales, campesinas o indígenas; entonces, cada una requiere atención y estudios distintos, así como propuestas de restauración y conservación específicas”.
“El sismo tuvo un impacto sicosocial muy fuerte para las comunidades en Chiapas. Al principio querían atención rápida, querían ver sus templos funcionando lo antes posible, pero al darse cuenta de que eso no era posible pusieron ciertas barreras al trabajo del INAH, aunque al transcurrir los días, y luego de varias visitas que hemos hecho arquitectos y restauradores ha habido un cambio positivo, pues nos hemos acercado con el respeto que se merecen.

Loading Facebook Comments ...