Indigentes, migrantes y personas adultas reciben alimentación a bajo costo en parroquias católicas

0
359

ASICh

Con mucho esfuerzo, el comedor de la parroquia de Santo Domingo de Tuxtla Gutiérrez continúa después de muchos años, sirviendo comida por cinco pesos a indigentes, migrantes, personas de la tercera y personas sin empleos, inclusive hasta persona que no tiene necesidad pero que se aprovecha de esta ayuda humanitaria.
Laura Hernández Sánchez sostiene que aunque se dan cuenta que llega gente que no tiene necesidad, tienen que servirle para evitar las habladurías en contra de su religión.
Sin embargo, dijo que pronto tendrán que recurrir a encuestas, para ver en realidad quien lo necesita, porque el proyecto del comedor se lanzó para ayudar a los necesitados mexicanos y extranjeros migrantes.
Esta ayuda humanitaria la dan a pesar que en Santo Domingo no pueden sacar los gastos de las limosnas, porque ya ni llega la gente a misa, sobre todo ahora que permanece cerrada la parroquia desde el terremoto del siete de septiembre del año pasado.
Dijo que mujeres en la fe católica son las bienechoras que aportan dinero para que cuando menos el martes se les pueda servir carne y el jueves frijol, arroz, queso y pastas, acompañado de tortillas.
Los otros días de la semana, en este mismo comedor son atendidos los ciudadanos por un grupo de la iglesia de Guadalupe. En tanto, en la parroquia de San Jacinto se sirven desayunos y en la Iglesia del Carmen desayunos y comidas.
Las cocineras realizan un trabajo voluntario, dejando casa e hijos, por servir, pero cada vez se hace más difícil porque no tienen a veces dinero para el gas y agua.

Loading Facebook Comments ...