Maíz aún vive dicen campesinos

0
108

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho.- El maíz chiapaneco, se venderá una parte al gobierno para que éste lo comercialice, otra  parte a los industriales de la masa y la tortilla, en un acuerdo tomado con anterioridad, y el resto será para el uso doméstico y siembra para la siguiente temporada.
Así lo dieron a conocer campesinos en voz de Luis Ruíz Hernández, quienes aseguran que no es momento de perder espacios de venta, ellos tienen ahora que hacer lo posible por no perder como ha ocurrido anteriormente, ya no se venderá a los coyotes, al menos un sector de ellos.
Las condiciones son graves, porque aunque la milpa en algunos casos va en buenas condiciones, en otras, se complica y se está muriendo, así que se está en el cuidado y rescate de lo que pueda lograrse, por lo pronto todo está vendido dice este dirigente campesino de la zona Centro.
En tanto, que los empresarios de la masa y la tortilla, reconocieron que el producto será de mejor calidad, pero también la compra será en el beneficio de los campesinos, lo que no significa que la tortilla tenga que incrementar su costo a los consumidores, pero sí habrá ahorro para todos.
Por su parte el investigador de la Universidad Autónoma Chapingo, Gerardo Noriega Altamirano, dijo que en entidades como Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán se siembran 2.94 millones de hectáreas de maíz, donde el rendimiento medio de grano de maíz blanco es de 900 kilos por hectárea.
Hizo ver que desde Chapingo los investigadores desarrollan tecnología para mejorar los rendimientos de los maíces nativos y criollos como una estrategia para la conservación de las razas de maíces mexicanos a fin de contribuir a la autosuficiencia alimentaria.
Además, advirtió el investigador de la UACh, hay que poner atención a los suelos agrícolas, pues la reducción de la fertilidad de los mismos, obliga a la búsqueda de alternativas para restaurar y mantener la productividad.
Gerardo Noriega Altamirano, profesor – investigador de Chapingo, señaló, como ejemplo, que  el 67% de los suelos oaxaqueños equivalentes a 5.2 millones de hectáreas manifiestan algún nivel de acidez; 53% del recurso suelo tiene niveles bajos de materia orgánica, lo que significa que en 4.9 millones de hectáreas se tiene que restaurar dicho nivel de humus; en 80% de los suelos oaxaqueños urge mejorar la capacidad de intercambio catiónico.

Loading Facebook Comments ...