Meade carga con personajes de mala fama, unos por encargo y muchos por su propia voluntad

0
1381

Agencias
El equipo que apoya y dirige la precampaña electoral José Antonio Maade Kuribreña está conformado por cuestionados priistas que están “por encargo” del Presidente Enrique Peña Nieto y los “nuevos priistas” relegados de sus partidos, que han renunciado principalmente al PAN, para hacerse cargo de la estrategia política, señalaron analistas políticos.
Con Meade Kuribreña participan priistas como Eruviel Ávila Villegas, ex Gobernador del Estado de México, y Rubén Moreira Valdez, ex mandatario de Coahuila, ambos acusados por la oposición de operar ilegalmente en las cuestionadas elecciones de 2017, en las que el PRI ganó por un corto margen.
El precandidato a la presidencia de la coalición “Todos por México”, José Antonio Meade Kuribreña, se ha rodeado de personajes cuestionados y polémicos, y ha reciclado a otros de su paso por las administraciones federales panistas.
Analistas políticos consultados por SinEmbargo explicaron que este tipo de figuras fueron convocadas en parte por su perfil de “mapaches” electorales, y porque han sido relegados del Partido Acción Nacional (PAN) tras la división interna.
Pese a que Meade Kuribreña inició una campaña en la que resaltaba su calidad de ciudadano no afiliado al Partido Revolucionario Institucional (PRI), no ha podido desligarse del partido que lo impulsa: tuvo que cambiar el nombre de la alianza partidista “Meade Ciudadano” y en su más reciente spot intenta pasar página a su no afiliación al partido tricolor.
“Hay dos grupos de políticos cerca de él: el grupo de priistas que están por encargo del Presidente [Enrique Peña Nieto], y por otro lado el grupo de nuevos priistas que han estado en otros partidos. Los dos son funcionales para el objetivo de la campaña: un grupo hace la estrategia y el otro es el que hace la conexión con la estructura del PRI y los priistas”, explicó Gustavo López Montiel, experto en partidos políticos del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm).
En la precampaña presidencial del PRI están reunidos priistas como Eruviel Ávila Villegas, ex Gobernador del Estado de México, y Rubén Moreira Valdéz, ex mandatario de Coahuila, ambos acusados por la oposición de operar ilegalmente en las cuestionadas elecciones de 2017, en las que el PRI ganó por un corto margen.
La coordinación de campaña está a cargo de Aurelio Nuño Mayer, ex Secretario de Educación Pública que no pudo contener el enojo social que causó la Reforma Educativa y que trajo conflictos como el de Nochixtlán, Oaxaca, en 2016 que cobró la vida de varios jóvenes y maestros.
Pero también se han sumado ex panistas como Javier Lozano Alarcón, Alejandra Sota Mirafuentes, Julio Di-Bella o José Luis Romero Hicks, ex colaboradores de los ex Presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.
Algunos de los ex panistas tienen un pasado polémico, como Javier Lozano, conocido por impulsar la Reforma Laboral y acusado por el empresario chino-mexicano Zhenli Ye Gon –a quien se le incautaron 205 millones de dólares– de obligarlo a guardar dinero durante la campaña de Felipe Calderón Hinojosa.
Para los analistas la inclusión de estos ex panistas obedece a la lógica de que más allá de ser panistas, formaban parte del grupo político de Meade Kuribreña. “Ese era el grupo con el que Meade entró al Gobierno de Calderón. Es un grupo que si bien está asociado con Calderón, es al que Meade pertenece. Son grupos políticos, como el caso de Lozano que antes estuvo en el PRI, luego en el PAN”, explicó López Montiel.
La suma de los ex panistas al equipo del precandidato del PRI también se explica por la división que surgió al interior del PAN por la precandidatura de Ricardo Anaya Cortés y su alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), que provocó que varios panistas buscaran un lugar al lado de Meade, añadió.
“Muchos grupos del PRI se sientes excluidos, principalmente los que participaban antes en las campañas. Me parece que hay un espacio de vacío en el equipo de precampaña […]. Algunos de los personajes que están ahora son criticables, pero controlan la estructura del PRI”, abundó el académico.
Virgilio Bravo Peralta, director del Centro de Negociación, Mediación, Conciliación y Arbitraje (CENCA) del Instituto Internacional de Estudios de Derecho y Jurisprudencia (IIEDJ), dijo que el Meade tiene en sus filas a personajes “impresentables”, porque “no le teme a perder”.
“La estrategia es pensando que no pasa nada, que siguen teniendo la popularidad de 2012. Son ocurrencias, disparates, acciones sin profundidad y seriedad; porque incluso poniendo a estos personajes impresentables en puestos estratégicos, no será suficiente para contener la participación importante del electorado”, sostuvo el experto.
Salvador Mora Velázquez, politólogo de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sostuvo que los perfiles de los funcionarios que ocupan puestos clave en la precampaña de Meade tienen un perfil de “mapaches” electorales.
“Apelar a estas experiencias como Eruviel Ávila y Rubén Moreira, dos expertos en ciertas prácticas dentro del PRI, dan mucho a sospechar y advertir. Ese es el equipo de Meade, ahora hay que preguntarse con qué cuenta la oposición para frenar a este tipo de mapaches, de actores que se volvieron expertos en manipulación electoral”, advirtió.

Loading Facebook Comments ...