Nuestras expectativas de inicio de año, confrontadas con la realidad: César Serrano

0
30

Yaneth López

El 2018 nuevamente arranca confrontando nuestra realidad y mostrándonos el crudo escenario que los chiapanecos tendremos que afrontar con el alza de precios a la canasta básica y servicios, que de por sí era ya inalcanzable y que, derivado de la inflación que superó por mucho los pronósticos de los analistas, ahora nuevamente propina un duro golpe a la economía familiar, señaló en entrevista César Serrano Nucamendi, rector de la Universidad de Chiapas (UdeCh).
“Con el anuncio de que el precio del kilogramo de tortilla se elevará probablemente hasta alcanzar los 17 pesos en algunas regiones del país, datos que dio la misma Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas (Unimtac), no sabemos cómo le irá a Chiapas. Los pronósticos nos son nada buenos ni alentadores, hay que ser sinceros y dejar de maquillar las cifras. Es nuestra responsabilidad como académicos y como personas interesadas en transformar nuestro entorno el hablar con la verdad. Recibimos un 2018 que llega con modificaciones en el precio de la luz, lo cual ha pegado duro al comercio y la industria, y eso va a repercutir, indudablemente, en los costos de la canasta básica y en los bolsillos de las familias que menos tienen”.
El también coordinador municipal del Partido del Trabajo (PT) expuso que no hay poder adquisitivo para los ciudadanos desde hace mucho, pues el salario mínimo sigue siendo pobre y raquítico, e inoperante ante las necesidades básicas requeridas para una vida digna.
“Desde hace ya varios años que hay un desfase en la canasta básica. Los chiapanecos no podemos hablar de una estabilidad de las necesidades más apremiantes, como la alimentación, cuando nos enfrentamos a salarios inoperantes y a situaciones adversas. El costo de la canasta por persona sobrepasa ya los 2 mil 400 pesos mensuales y eso significa que en un hogar de cuatro personas, sólo para poder cubrir esta necesidad, se requieren 10 mil pesos por mes. A ellos debemos sumar los rubros como transporte, salud, educación, diversión, etcétera. ¿Vida digna? No para quienes viven del salario mínimo, no para nuestras zonas inmersas en los más bajos índices de desarrollo. No para Chiapas que es uno de los estados más pobres de México, aunque duela decirlo”.
Serrano Nucamendi dijo que por esto y más es de suma importancia que los ciudadanos razonen su voto ahora en los comicios del 2018, donde debe imponerse un acuerdo ciudadano generalizado que busque subsanar todos los errores que se han cometido en años anteriores.

Deja un comentario