Ordenan a diáconos en Tuxtla

0
438

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho.- Ante miles de católicos de varios municipios, se celebró el día del Seminario, en una emotiva fiesta de la Arquidiócesis, en la que se realizó la ordenación diaconal a cinco jóvenes seminaristas, además de la la Jornada Mundial del enfermo.
Los diaconos son Geyner, Rothgar, Salomón, Andrés y Saulo. Vemos en la consagración de estos jóvenes la oportunidad de recordar a los jóvenes que la vida tiene un sentido cuando se entrega y que descubrir ese sentido es descubrir la propia vocación a la que Dios nos llama siempre para vivir la plena realización del amor.
Este año, el tema de la Jornada del Enfermo se inspira en las palabras que Jesús pronuncia desde la cruz dirigiéndose a su madre María y a Juan: «Ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa» (Jn 19,26-27). Estas palabras del Señor iluminan el misterio de la Cruz que no representa una tragedia sin esperanza, sino que es el lugar donde Jesús muestra su gloria y deja sus últimas voluntades de amor, que se convierten en las reglas constitutivas de la comunidad cristiana y de la vida de todo discípulo.
Ante esto, alentamos en este día, en primer lugar a los enfermos de cualquier clase y condición a que, por la fe, conviertan sus padecimientos en fuente de luz y de testimonio cristiano para dar esperanza al mundo, tan necesitado de la fortaleza que los enfermos pueden transmitir. Los enfermos también pueden ser misioneros del evangelio del amor de Cristo por la humanidad.
A sus familiares les exhortamos a cumplir con dedicación y caridad el cuidado de los enfermos que estén en casa o bajo su responsabilidad, especialmente los ancianos y aquellos que no pueden valerse por sí mismos, sean siempre amorosos con ellos pues muchas veces el afecto y la paciencia son el mejor complemento para encontrar alivio, conservar el buen ánimo y propiciar la curación.
A los médicos, enfermeros, farmacéuticos  y a todos los que se dedican al cuidado de la salud, les invitamos vigilar siempre que los valores humanos acompañen siempre su labor cotidiana, a no permitir que la tentación de la ganancia, el interés económico o el prestigio laboral o social corrompan el extraordinario bien que su profesión realiza en la familia humana.
A las autoridades civiles corresponde el deber de velar siempre porque existan las condiciones necesarias y suficientes para garantizar los servicios de salud que la población requiere, especialmente en lo que se refiere al suministro de medicamentos, a la atención médica de calidad en los hospitales y al sustento del personal de salud que labora en ellos.
Por otra parte, el próximo miércoles 14 de febrero la Iglesia Católica comienza el periodo de preparación de 40 días hacia la fiesta solemne de la Pascua: la Cuaresma.
El miércoles de ceniza los fieles están invitados a comenzar la Cuaresma con un día dedicado al ayuno, la oración y la penitencia, cuyo signo externo se manifiesta con la señal de la ceniza bendecida en la Santa Misa de ese día y que el creyente recibe con fe y humildad sobre la cabeza.
Por tradición los fieles guardan la costumbre de no comer carne los días viernes de Cuaresma como señal de penitencia y de conversión espiritual. Pero además los fieles deben saber que los auténticos signos de conversión y renovación espiritual que la busca hacer crecer en nosotros se manifiestan en la oración, el ayuno y la limosna.

Loading Facebook Comments ...