PICARDÍAS/¿HASTA EL 2018 LA CANDIDATURA?/POR EL NEGRITO SANDÍA.

0
479

¿HASTA EL 2018 LA CANDIDATURA?

Hasta este domingo en la tarde, nos lanzamos al ruedo para colmar nuestras ansias de opinadores. La candidatura al gobierno del estado, tanto del PRI como del PVEM siguen en suspenso. En el papel y en la opinión pública se dan cientos de opiniones y teorías sobre diversas combinaciones posibles; de nombres y de partidos.
Por lo pronto, el licenciado Aguilar Bodegas, uno de los más fuertes candidatos por el PRI estatal para julio de 2018, quien en cualquier momento era esperado como candidato emergente por el Partido Revolucionario Institucional y colores que lo acompañan, presentó su formal renuncia al partido en el que militó toda su vida.
Con esa acción, Aguilar Bodegas aparentemente le deja abierta la puerta al comiteco Roberto Armando Albores Gleason para que el partido tricolor lo considere más seriamente para la candidatura al gobierno estatal. Pero al mismo tiempo le hace un flaco favor al “satanasito”, porque desde hace meses, los altos mandos priístas se han dado cuenta que la candidatura del PRI en manos de Albores Gleason no arranca ni en bajada.
En ese mismo contexto, Albores Gleason trató de marcar su territorio y se creó una contrariedad que llegó a las pedradas y los garrotazos en el municipio de Amatenango de la Frontera. Los contendientes fueron los priístas capitaneados por Julián Nazar y por el otro lado los priístas encabezados por el senador Albores Gleason.
También se manejó la especie de que el licenciado Aguilar Bodegas que iría como candidato el gobierno del estado por la Alianza PRD, PAN y Movimiento Ciudadano. En este movimiento, si Aguilar Bodegas llegaba a la candidatura de la Alianza Ciudadana, se llevaría bastantes votos que verían mermados los sufragios de Albores Gleason.
Esos votos que le quitarían al PRI, muchas veces por inercia serían concedidos a MORENA, reforzando la posición de Rutilio, que por el momento es el precandidato por MORENA mejor cimentado.
Del Partido Verde a nivel del estado de Chiapas, siguen con sus tres precandidatos fuertes que son Eduardo Ramírez, Fernando Castellanos y  Luis A. Melgar Bravo.
Según ha trascendido, que al partido Verde en Chiapas le tocó la parte del león en posiciones políticas, pues tienen aseguradas ocho candidaturas para las diputaciones federales y dos de las tres senadurías. Los señalados para las senadurías son Fernando Castellanos Cal y Mayor y Eduardo Ramírez Aguilar. Al otro senador en activo por Chiapas del PVEM Luis A. Melgar Bravo le tocará como premio la candidatura de  Yamil para la presidencia de Tapachula.
Vale la pena ojear el documento en el que Aguilar Bodegas presenta su renuncia al PRI, su partido de más de cuarenta años de vida política.
En el documento en el que el destinatario es Enrique Ochoa Reza, hace alusión a los ideales que llevaron a la fundación del PRI, antes Partido Nacional Revolucionario hechura del general Calles y posteriormente Partido de la Revolución Mexicana creado por el régimen del general Lázaro Cárdenas.
Desafortunadamente para el partido, sus ideales y postulados revolucionarios fueron preteridos y comenzaron a anteponerse los intereses personales.  Estos intereses en un mediano plazo dieron al traste con el instrumento de la revolución y de manera desenfrenada lograron desarticularlo, propiciando una descomposición que ha hecho que alrededor de un sesenta por ciento de la militancia se ha decepcionado del PRI y ha excluido a sus cuadros más representativos.
Con estas jugadas políticas, de seguro que llegaremos al 2018, en el límite del plazo establecido por las leyes electorales para que la situación comience a regularizarse. Esperemos que no sea demasiado tarde para el tricolor y no le quede más que el “mapachazo”; que difícilmente lo resistirían las instituciones, así como difícilmente resistió Meade Kuribreña los abrazos y los cachondeos de la clase política chiapaneca.

Loading Facebook Comments ...