PICARDÍAS/Por el Negrito Sandía/EL PACTO DE ALI BABAR Y LAS VUELTAS DE LA VIDA

0
223

Existe en el rumbo de la Tercera Avenida Norte Poniente un restaurant bar llamado el Alí Babar, con reminiscencias árabes, donde se dan cita personas de buen comer y mejor beber residentes en esta capital tuxtleca, y que cargaban lana suficiente para liquidar la cuenta
Hace poco más de seis años nuestro estado estaba en los prolegómenos del cambio del mero “chinguetas” sexenal y reinaba la efervescencia política, porque dentro de pronto se daría el destape. En el mencionado antro Alí Babar, en una de las mesas donde no llegaba tan fuerte el bullicio alcohólico, en torno de la mesa se sentaban el gobernador Sabines Guerrero, el diputado local Zoé Robledo Aburto, personero de Sabines en el Congreso, el Güero Velasco, fuerte aspirante al puesto de gobernador y algunos de sus achichincles como el Zanja Negra y otros que no recordamos.
También estaba presente el Satanasito Albores Gleason, quien contaba ya con el desempeño de dos secretarías del gobierno estatal y que también llevaba sus valedores.
Como es natural, la voz cantante la llevaba el gobernador Sabines. En momento dado, con toda la seriedad posible en un semibeodo les dijo a los presentes: ya me tocó mi turno, ahora le tocará bailar al Güero Manuel por seis años si todo sale bien y terminando Velasco, el gobernador será el comiteco Albores, porque no permitiremos que se inmiscuya nadie en esa prelación a la que nos comprometemos. ¡Ah! Pero queda establecido el compromiso de cuidarnos las espaldas, porque hay muchos envidiosos y malintencionados.
Los comensales estuvieron de acuerdo en lo acordado; las libaciones y las botanas siguieron por otro buen rato y ya “a medios chiles”, los asistentes pidieron la cuenta y se retiraron.
Pero la vida da muchas vueltas. Para el consumo del público, Manuel Velasco en lo que va de su sexenio, no ha permitido que a Sabines lo toquen ni con el pétalo de una denuncia o una averiguación previa. Sin embargo, bajo carpeta dejó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) le elaborara al exgobernador Sabines  13 denuncias por un monto de 1213 millones con trescientos mil pesos. Y para cualquiera es una espada de Damocles sobre su cabeza.
Es natural que en este sistema de gobierno con impunidad asegurada, esas denuncias han hecho que Sabines sude frío, porque no se sabe bien a bien quien será el candidato triunfador en los próximos comicios. Por lo tanto, la principal línea de acción de Juan Sabines es boicotear cualquier movimiento político de Manuel Velasco, porque sabe que estará en grave riesgo si el triunfador fuese José Antonio Aguilar Bodegas. Tendría los mismos desagradables resultados si el candidato triunfador fuese el Zanja Negra,
Por lo tanto, Sabines Guerrero le ha metido ganas y de seguro que también una buena lana y apoyos personales a la candidatura del Roberto Albores Gleason, porque oye pasos en la azotea, ya que las denuncias por 1213 millones de pesos no son precisamente una baba de perico. Sabe que si Albores se encarama en el burro, es más fácil que escape el lomo.
La gran pregunta que se hacen los chiapanecos, En qué consiste seguro de vida que le compró Sabines al Güero Velasco, porque en el imaginario popular entre Sabines y Velasco Coello hay un empate y se hace realidad el refrán que entre gitanos no se leen la suerte.
Lo que sí tiene preocupado a Velasco Coello es que llegue al poder estatal un desafecto con el “Acapulco” de doble filo en la mano y el Güerito aparte de calentar cemento, reciba la zurra de su vida. A menos que el diablo tabasqueño meta la cola y apalanque al Güero y sus dos o tres hombres de confianza para salvarlos de pasar a ser huéspedes del estado de Chiapas con alojamiento, techo y comida. El ejemplo de Granier, Javidú, Roberto Borge y otros está presente, tanto para Sabines como para Velasco. Así que aguas.

Loading Facebook Comments ...