Picardías/Por el Negrito Sandía/ZACAPELA EN VENUSTIANO CARRANZA ENTRE PERSONAL DE APOYO DEL GOBERNADOR Y LUGAREÑOS AYER POR LA TARDE. 

0
244

A mediados de la semana pasada, uno de los tantos asesores del gobernador Velasco Coello, le vendió la idea de que por la temporada electoral que ya está en plena efervescencia, se congraciara con los pobladores del municipio de Venustiano Carranza y sus poblaciones, por medio de un obsequio en metálico y la consabida caja de despensa.
La repartición sería realizada a las personas del sexo femenino. Un sobre con trescientos pesos y los víveres. Los candidatos a la presidencia municipal de Venustiano Carranza, que son cinco, engordarían el sobre con doscientos pesos. Los candidatos que se abrirían de capa con una lana son: la señora Adacelia González de Constantino, Omar Coutiño, Límbano Capito, Armando Trujillo y un candidato conocido como “el chilero”.  Así, la dádiva sería de quinientos pesotes; trescientos pesos obsequio del Güero Velasco y doscientos pesos cada candidato.
Pasado el medio día comenzaron a llegar las señoras de las comunidades y comenzó la concentración en la Unidad Deportiva. Llegaron las mujeres de diversos poblados, colonias, rancherías y centro de población y empezaron a tomar sus lugares y esperar a que llegase en gobernador del estado y sus secuaces para comenzar la repartición. Nadie perdía de vista a unos empleados del gobierno que portaban unos portafolios abultados. Todos intuyeron que  los mencionados portafolios iban llenos de paga
En estos difíciles tiempos, todos los asistentes esperaban la dádiva como agua de mayo, ya que para personas con presupuestos tan limitados, quinientos pesos más la despensa alcanzan para completar el gasto una semana.
Llegaron otros empleados que iban acomodando a las gentes en las gradas y en los escalones con la intención que se viera el mayor número de asistentes posible.
De diversos ángulos los camarógrafos empezaron a tomar sus imágenes y empezaron las animaciones con las vivas al gobernador y los candidatos. Después de la toma de fotos, los que cargaban los portafolios comenzaron a escurrirse.
Mientras tanto, por medio de los altavoces los organizadores empezaron a dar las gracias a los carranceños por su asistencia al acto, con el que le demostraban su reconocimiento y afecto al señor gobernador.
Mientras tanto, los concurrentes, tanto hombres como mujeres, cuando se dieron cuenta que los empleados del gobierno con los portafolios se iban escurriendo para hacer la graciosa huida; los comenzaron a perseguir y acorralar para quitarle por las buenas o por las malas los maletines que según los asistentes iban llenos de paga.
En vano el esfuerzo, porque los maletines iban vacíos y otros llevaban papeles. Ahí se generalizó el zafarrancho. Las mujeres del pueblo se trenzaron a golpes, empujones y jalones de mechas con los empleados que en poco tiempo salieron derrotados.
Otro grupo de personas, se fue sobre los que presuntamente iban a repartir las despensas. Ahí también se generalizaron los pleitos.
El oleaje humano se acercaba peligrosamente al lugar donde se encontraba el Güero Velasco, acompañado de sus achichincles y chalanes, pero a las claras se vio que no iban a ser pieza para los paisanos encabronados porque les pasaron el dedo por la boca.
El cuerpo de guaruras comenzó a echarle gas pimienta a las mujeres y ya llenos de desesperación sacaron las pistolas y comenzaron a lanzar disparos al aire con las pavorosas pistolas calibre cuarenta y cinco; de las que truenan fuerte, aparte de uso de toletes y tonfas para agredir a las mujeres carrancistas.
La policía estatal patrulla las calles de la ciudad de Venustiano Carranza, hay varias mujeres tzotziles heridas que están hospitalizadas en la clínica de campo de la ciudad de Carranza. Hay varias personas que por miedo se atienden en sus casas que aún no son cuantificadas.
Así empiezan las revueltas sociales y más aún con población con tradición de lucha como la de Venustiano Carranza.
Escogieron mal el lugar para repartir atole con el dedo.
Por algo dijo el general Obregón: el error es el primero, lo demás son consecuencias.

Loading Facebook Comments ...