Picardías/SEGUIRÁ EL MISTERIO DE LAS CANDIDATURAS HASTA EL ÚLTIMO MINUTO./Por el Negrito Sandía

0
142

Hace aproximadamente un medio siglo se oía mucho en la radio comercial una canción llamada : “Quizá, quizá, quizá”. En la canción se indicaba que ante los requiebros de un pretendiente, simpre recibía como respuesta tres veces  la palabra quizá. 
De la misma manera están la política en Chiapas; los partidos están bien partidos y todos contestan quizá ante las solicitudes de alianza, coalición o cualquier figura legal que adopten en aras de triunfar en la justa política venidera en la primera semana de julio.
Los partidos y asociaciones políticas han abandonado las convicciones políticas y las ideas rectoras y todos se van tras el botín, los puestos de elección popular, las chambas, el fuero y los privilegios. La casta política se ha vuelto una pesada carga tanto para el presupuesto de nuestro país por su elevado costo, como por su capacidad de rapiña. No hay que olvidar que en el accidentado Siglo XIX mexicano, uno de los gritos de guerra de la facción más poderosa era precisamente: religión y fueros.
El triunfo a cualquier  precio y luego a cosechar tres años, cuatro, o seis y en algunos casos especiales más de seis. La mención de la religión ha sido sustituido por Priísmo,  fueros e impunidad; panismo, impunidad  y fueros; perredismo, fueros e impunidad; Panal, impunidad y fueros; partido verde, impunidad y fueros y así hasta la náusea.
Aquí en Chiapas, tierra de abominables juniors y de una política logrera, los hijos y nietos de expolíticos han dejado el estado arruinado. El junior Sabines con su plaga de langosta dejaron al estado listo para el arrastre. Su obra todavía perdura con la compañía que presumiblemente iba a solucionar el problema de la basura. Solo lo ha empeorado y sus robos todavía perduran y no se acaban.
El junior Velasco Coello ha hecho cera y pabilo de Chiapas y no se cansa de actuar para dejar un heredero que le cuide las espaldas para que no vaya a ser huésped del Amate o algún hospedaje del gobierno estatal. Ahora el aspirante apadrinado por Peña Nieto, Ochoa Reza y Nuño Mayer, también un junior de la política chiapaneca está metido en la rebatiña, con la premisa de: mi papi fue gobernador, por derecho yo también seré gobernador.
Por todo lo anterior, todos los politiqueros chiapanecos de cierto relieve y que se creen con merecimientos pelean como locos por estar en el bando de los vencedores.
El Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana de Chiapas (IEPC) acaba de reconfigurar las coaliciones y Candidaturas Comunes aspirantes al hueso mayor de Chiapas. Aprobó la Coalición Todos por Chiapas, donde tienen metida la cuchara el Verde Ecologista, el Revolucionario Institucional, el Panal patrocinado por el SNTE de Juan Díaz, para oponerlo al SNTE de la paisana Elba Ester Gordillo aliada ahora con las huestes del PEJE.
Se disuelve la Coalición por Chiapas al Frente. Esa coalición se transforma en una Candidatura Común formada por PAN, PRD, Movimiento Ciudadano, Chiapas Unido y Podemos mover a Chiapas de registro local los dos mencionados al último.
De todos los partidos, solo el PRD no se reportado ante el IEPC con el acuse de recibo, para que quede en firme su decisión de integrarse a una candidatura común. Para hacer este trámite tiene el partido del sol azteca un plazo perentorio de 72 horas. En caso de no hacerlo, quedará excluido de la Candidatura Común.
Y aquí viene lo más importante, el IEPC hará el reparto del pastel, de manera que definirá el monto y la distribución del presupuesto público para los gastos de campaña.
También en los últimos días, tanto Eduardo Ramírez Aguilar, como Fernando Castellanos, el “yerno de la suegra” y los principales cuadros del Verde Chiapaneco que se oponen a una alianza con el PRI han mantenido un perfil muy discreto en sus declaraciones y los medios de comunicación.
Al igual trascendió en el “radio pasillo” que los amagos para el Güero Velasco de que  obedezca la voz del amo y que tome su distancia y marche al son del tambor, porque si no, va a amanecer en plena calle y derechito al destierro y se va al encierro.
Claro está, que existe el precedente de que Ernesto Zedillo quiso eliminar del gobierno de Tabasco a Roberto Madrazo por diferencias políticas, pero simplemente no pudo.
En estos contados días de que definan las candidaturas veremos muchas sorpresas políticas. Claro, siempre les quedará al Güero Velasco y los suyos refugiarse en las filas de Andrés Manuel y ahí si resultará un lindo tlalchihuil chiapaneco.

Loading Facebook Comments ...