Pobre de Tuxtla y los tuxtlecos

0
319

A los tuxtlecos, las promesas de políticos improvisados como Fernando Castellanos, ya no les juegan tan fácil la cabeza, eso opinan los mismos trabajadores del Ayuntamiento capitalino, que sin medias tintas señalan los despilfarros que el hoy virtual candidato al Senado de la República por la alianza PRI-Verde-Panal, realizó por su paso en la presidencia municipal.
Aun siendo candidato –narra uno de los trabajadores del ayuntamiento que omite sus nombres por obvias razones-, las mentiras de Fernando Castellanos no tuvieron límites.
Primero, aprovechándose de las denuncias de activistas y ambientalistas contra la empresa Proactiva, encabezó un acto circense acuerpado por paleros y acarreados, en el que realizó un remedo de clausura simbólica a dicha planta, prometiendo que, siendo alcalde, actuaría en contra de ésta por los daños provocados al medio ambiente, sobre todo a los mantos friáticos derivado de los lixiviados que se ha venido filtrando al subsuelo, pero que, absurdamente, siguen acumulándose con la venía del propio Castellanos.
Después, con el cinismo que siempre lo ha caracterizado, encabezó una rueda de prensa ante medios estatales y nacionales en la que exhibió una supuesta denuncia penal en contra de Yassir Vázquez Hernández, a quien acusó de ser el principal responsable del desfalco al erario público municipal y del gran fraude cometido en contra de los tuxtlecos a través de la obra “Que viva el centro de Tuxtla”.
En ambos casos, la farsa y la demagogia fueron el sello que marcó el rumbo político de un gobierno fallido, que se expresa en la vergonzosa manera de faltar a su palabra y su compromiso firmado ante notario público, para dotar a la capital de una calle diaria; sin embargo, hoy las calles de Tuxtla lucen más acabadas que nunca. Ríos de aguas negras, tufo a desfalco y corrupción inundan nuestras avenidas, mientras los ciudadanos se reprochan el haber creído en las promesas de un farsante y de haber dado la espalda a la mejor propuesta para la ciudad: Paco Rojas.
De acuerdo con información que obra en manos de Péndulo de Chiapas, Fernando Castellanos tiene además un secreto que podría salir pronto a la luz pública, algo parecido a la casa Blanca de Peña Nieto pero aquí se conoce como la Casa Chica de este ex alcalde, allá por el rumbo de la zona norte oriente de Tuxtla.
Para el propio equipo del candidato presidencial José Antonio Meade, la postulación de Luis Fernando Castellanos Calymayor como candidato al Senado de la República representa un inminente peligro que podría restarle miles de votos en este sureño estado, por ello, aunque dan por hecho que será el abandera del PRI-Verde-Panal, prefieren manejarlo a discreción hasta el último momento.
Es un asunto de seguridad estratégica para la campaña. Algo que los tuxtlecos sabrán cobrárselas bien, el día primero de julio.

Loading Facebook Comments ...