Pobres, pero bien comidos para Navidad

0
317

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho.- A una semana de darse la Noche Buena y la Navidad, los mercados, centros comerciales y demás, aceptan que las condiciones pueden ayudar para mejorar la economía estatal, al crear la circulación de dinero con el pago de aguinaldo y sueldos.
De acuerdo a los capitalinos, una familia de economía formal, clase media dice que entre compra de algunos objetos más el pollo, refrescos y cervezas más vino, estará alcanzando los 2 mil 500 pesos, solo para la cena del 24, aunque esto en una familia de 3 a 5 personas.
Sobre viajar, es difícil dicen todos, aunque hay aguinaldo, es necesario ahorrar, sobre todo porque las cosas que vienen son más complicadas, los aumentos y el proceso electoral, encarece todo y nada ayuda a quienes ganan poco, aunque sean de gobierno o tengan maestrías y doctorados.
Del gasto que harán para regalos, 28 por ciento se destinará para la compra de ropa y calzado, 23 por ciento en juguetes y 15 por ciento en aparatos electrónicos y videojuegos, que es lo que más podrá observarse para esta temporada, que va destinado para niños y el hogar.
Además, los mexicanos preverán sus compras 15 días antes de los festejos, en donde el 61 por ciento lo hará en tiendas departamentales, 29 por ciento en pequeños comercios y 10 por ciento por Internet, la idea es hacer compras inteligentes se ha dicho ahora.
Si la tendencia de generación de trabajo formal se mantiene como está actualmente, la población se enfrentará dentro de 30 años a malos servicios y podrá despedirse de su derecho al retiro.
Esto provoca que las familias no tengan ahorros vía afore, seguros y créditos financieros. Éstos son limitados, aún en el caso de las entidades de ahorro y crédito popular.
A nivel nacional, sólo 4 de cada 10 tienen esa capacidad de ahorrar en el sistema formal y no hacerlo en el sector, implica incertidumbre. En el tema de las afores, la formalidad del empleo tan baja en México y el ahorro voluntario tan pobre, que el ahorro para el retiro es muy limitado.
Se prevé que para el año 2030, habrá 60 millones de adultos de entre 25 y 60 años. De acuerdo con el estudio del CEEY, se estima un crecimiento de la clase media y por lo tanto, de los servicios y pensiones, ya que la población estará conformada por adultos en edad laboral.
En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015 del Inegi, 44% de los adultos entre 18 y 70 años son usuarios de ahorro formal (cuentas de nómina, ahorro, cheques, a plazo y otras). De la misma población, 32.4% son usuarios del ahorro informal (ahorro en casa, tandas, familia y cajas de ahorro no formalizadas).

Loading Facebook Comments ...