Que más pue…/Carlos Rafael Coutiño Camacho/1.- Libertad de prensa y pensamiento.

0
79

1.- Libertad de prensa y pensamiento.

2.- . Día contra la explotación sexual de la mujer.

Ante los hechos de un compañero asesinado, mucho se puede decir, como el que no habrá impunidad, que no es matando periodistas como se calla la verdad, y otras frases que irán apareciendo, algunos solidarios otros en contra, todo desde el punto de vista de cada sector poblacional.

En primera instancia, no se afecta a la libertad de expresión, sino a la liberta de prensa; se calla a un periodista; por lo tanto, se agrede de igual forma a la Constitución en su articulado sexto, pues es un derecho el informar.

La libertad de prensa, es consecuencia de la libertad de expresión; por lo tanto, tendrá que revalorarse el tipo de asesinato que se ha cometido; sin embargo, esto va más allá, pues independientemente de que se trate de un periodista, es una persona, es decir, se ha sesgado una vida, más allá de sesgar una opinión de alguien o de varios.

Entonces, ¿Qué es lo que motiva a asesinar en Chiapas?, pues igual se mueren periodistas que políticos, mujeres que niños; el problema se torna mucho más complicado de lo que se está viendo a simple vista.

El llamado, no es a no matar a periodistas, sino al no matar en general, rápidamente los trabajadores de los medios como independientes, voltean a ver el artero hecho, haciendo el poder que todo quede concentrado en esto y olvidándose de los otros asesinatos.

El compañero y malogrado periodista, fue la víctima de un resultado del grupo de poder en la región, pero esto, no frena ningún hecho más, no basta la detención de los dos sujetos de la moto, tiene que ser mucho más, un trabajo de filigrana para ver porque la ola de violencia en el estado.

Un periodista vale igual que una mujer asesinada, un feminicidio, un niño que fue abortado o raptado y finalmente asesinado, lo mismo que una anciana que haya perdido la vida en un asalto, como cualquier político por oponerse a los del poder y recibir balas en su anatomía.

En Chiapas, existe graves violaciones a los derechos humanos de los periodistas sin duda, sobre todo porque se recrudece las protestas que culminan en la crisis política y social actual, y a los reporteros se les “ordena” por las autoridades, a restringir su difusión a cambio de paz.

También es grave y preocupante la estigmatización, agresiones, amenazas, calumnias, que pesan sobre periodistas, y es que hay una constante de controlar a los medios de comunicación a través de presiones y mecanismos “legales” para coartar esa independencia de la información.

Ahora existen más “orejas”, “antenas”, “dedos”, “informadores” del gobierno que se hacen pasar por periodistas que periodistas realmente, estos aparecen pagados para que estén en Facebook y desacrediten la labor, diciendo que es necesario el “chayo”, memes y demás, que ponen en un bajo nivel al reportero.

Según la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, cita que los periodistas “no deben ser molestados, detenidos, trasladados o sufrir cualquier otra limitación a sus derechos por estar ejerciendo su profesión. Inclusive, sus herramientas de trabajo no deben ser secuestradas”.

Aquí pasa lo contrario, pero el marco jurídico interamericano es consistente en condenar las presiones políticas y medidas estatales que constituyen medios indirectos de restricción a la libertad de expresión. El artículo 13.3 de la Convención Americana establece que, “no se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones”.

· Sin duda alguna, el ataque a las mujeres, ha ido en aumento; basta con ir a cualquier lugar del mercado y observar como hay venta de DVD`s donde hoy en día la mujer más vulnerable en lo sexual es la indígena, aparece con el cotón levantado y mostrando sus genitales, como si eso se tratara de un chiste.

La venta está para quien lo decida, sin embargo, nada se hace para detener esta acción, independiente de que se trate de pornografía, se está violentando a la mujer en su legítimo derecho de respeto a su cuerpo.

Si bien es cierto que es indignante, también es cierto que esto las demerita más, el exhibirlas como burla, va más allá aún; las indígenas no tienen por qué ser vistas como animales, es cuestionable el preguntar quien las regentea, quien las vende, y porque ellas terminan accediendo, habrá amenazas o simplemente están de acuerdo porque los usos y costumbres así lo determinan el que obedezcan a los hombres o a otras mujeres.

La policía cibernética no ha dicho nada, porque simplemente son indígenas, no es la hija de ningún político o funcionario, no es de la sociedad; sin embargo, se subraya que son seres humanos, dignos como cualquier otra persona, que merecen respeto y no por un día como es esta conmemoración, sino en todo momento.

Si esto, está a la vista de todos; que podrá esperarse más adelante, cuando la sociedad ya no pueda controlar la prostitución y pornografía y alcance a sus familiares, quizá el grito de desesperación, sea totalmente inútil para todos, un cáncer que se deja crecer, es imposible detenerlo.

Loading Facebook Comments ...