Que más pue…/Carlos Rafael Coutiño Camacho/La vida o el partido.

0
133

1.- La vida o el partido.
2.- Lo que llega en el 2019.

Fueron 6 personas las que, en este pasado proceso electoral, perdieron la vida; independientemente del color del partido político, es importante resaltar que ni uno de los dirigentes y aspirantes a la presidencia de la República y gubernatura, mostraron interés por salvar la vida de quienes mostraron fanatismo por sus candidaturas.

Los partidos involucrados son del PRI, PVEM, MORENA, Mover a Chiapas; no solo permitieron que se perdiera la vida, sino que ahora exista encono en la comunidad y entre familias; nada justifica ni vale la pena, que alguien muera para que otro llegue al poder.

Tampoco se vale, que ahora quienes ganaron o perdieron, se olviden que, gracias a una muerte, ellos están ahí; esperando que llegue el momento para un cargo dentro del ayuntamiento, tampoco es válido que la PGR, la PGJE y la Secretaría de Gobierno como el INE, así como el IEPC, se mantengan inertes ante esto.

Viene a la mente, la frase “no se cree, pero se defiende”, es peculiar, religioso, dogmático incluso el pensar que la gente dejará de ser militante de un partido y de una doctrina religiosa, cuando se está arraigado por siglos en la mente de las generaciones, y de eso se basan para llegar al grado de matar y robar.

Quizá los religiosos y políticos sean en realidad ecosóficos, que más que la búsqueda perfecta de la vida en el planeta, se trata de tener a la perfección el mando en este mundo de los más por los menos, haciendo hincapié en que todo es bajo un solo poder al cual hay que servir.

En algún momento comenté que, estamos viviendo la época de Moisés, pero en un tiempo moderno, solo que aquí no hay cosas milagrosas, ni tampoco hay cosas sobrenaturales, todo es un circo y una burla de quienes están “arriba”, para los que están abajo.

Habrá que retomar el discurso sobre la dignidad del hombre de

Giovanni Pico della Mirandola (1463-1494); es tan claro cuando expresa que en ningún momento hay ese ensalzamiento de la virtud humana, siempre el hombre aparece sumiso y ese es el factor por el cual se usa la imagen de otros para dominar a la perfección, pues el hombre es el medio, nunca el fin.

Los religiosos y políticos caminan en el mismo sendero, se dice por los primeros que los mártires y los seguidos los héroes, ambos reconocen quienes dan la vida; pero de que sirve si los que ganan son los que viven.

Lo que cuenta en realidad no es dar la vida por otros que quedarán disfrutando de las riquezas del poder; lo que debería contar más que una conquista de un logro partidista, es esa transformación a través de la razón y de la inteligencia.

Que el pináculo humano, no sea la gubernatura, la presidencia, sino realmente el ensalzamiento del hombre, para no más agresividad a través de la humillación y muerte; donde no más el odio y el encono, pero sí una metamorfosis de generación de una cultura de paz, de ideas, de entrega a favor de todos.

· Andrés Manuel López Obrador llega a Chiapas y estará constantemente asegura Rutilio Escandón Cadenas; lo que se tiene que ver, no es si viene o no; sino que trae de positivo esas visitas para los más pobres, para los que invierten, para los chiapanecos en general y que buscan en todo momento una mejor calidad de vida.

No se trata de ningún modo, que estén los funcionarios sin funcionar, sino que estén para solucionar; no se puede pensar en que acepten todo lo que el pueblo quiera, porque el pueblo en realidad no es la voz de Dios, sino de personas comunes que entienden de manera distinta todo, incluso para poder echarse la soga al cuello.

De nada sirve, que haya buena voluntad del gobierno federal y estatal entrante, si no hay voluntad del pueblo para interpretar lo que estará enviándose para ellos, no basta pedir tarifas justas de luz, agua, seguridad y economía, si en realidad no se tiene una convicción de trabajar por ello.

Hasta donde será bueno el pueblo de Chiapas, para entender que en sus manos está la solución y que no está en las manos de quienes habrán de gobernar; mientras se siga creando acciones de apapachos para el pueblo, así será más difícil asegurar una buena vida para todos.

Pero, además, aludiendo a López Obrador, el pueblo no es quien salva al pueblo, sino la educación, es ahí la columna vertebral para que los problemas tengan una solución, luego la salud, ambas serán únicas para esa transformación que se requiere, no más.

Ojalá y el pueblo de Chiapas, despierte y no espere todo de Rutilio y de Obrador; más bien que las cosas cambien porque se está trabajando para ello, no ver que hacen las autoridades para que nos apoyen con programas sociales, compra de conciencias y chayos.

Loading Facebook Comments ...