Quién es Quén/EL ÚLTIMO DE LOS JUNIORS RESULTÓ UN MALETA./Noé Farrea Morales

0
181

Chiapas, desde que tuvo la voluntad colectiva de integrarse a la República Mexicana siempre ha tenido una suerte muy mala. Abundante en recursos naturales y con abundantes reservas de agua dulce, con petróleo en la zona norte del estado, cientos de kilómetros de costa que le permitirían ser una potencia pesquera y una industria acuícola en extremo productiva, con zonas turísticas que todavía no son explotadas y algunas de ellas que faltan por descubrir, tiene una base para una industria turística productiva y mil tesoros más.

Sin embargo, en esta entidad el pueblo sigue en la pobreza como resultado de un proceso político cargado de violencia, en una sociedad de profundas divisiones étnicas y la mala distribución de la riqueza.

Chiapas, como todos los pueblos de la América Latina ha sido sistemáticamente traicionada por sus élites políticas, económicas y de razón étnica. En todas y cada una de las principales poblaciones y ciudades de Chiapas, se han formado equipos, clanes familiares, cacicazgos y un juniorismo que han logrado aprisionar al resto de los chiapanecos, que se limitan a trabajar para sobrevivir, en un estado en el que la mano de obra es abundante y sobre todo, barata.

Por otra parte, las consecuencias de los movimientos sociales violentos que han sacudido nuestra patria y que desafortunadamente han tenido resultados funestos para la colectividad chiapaneca.

Cuando se desató la lucha armada entre los carrancistas y los sonorenses por la conquista del poder en el país; tuvo muchas consecuencias. En Chiapas se desarrollaba una lucha entre los representantes del carrancismo, restos del zapatismo y personeros del grupo sonorense; los llamados mapaches. El grupo sonorense estaba encabezado por los generales Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Benjamín Hill, Francisco R. Serrano entre otros.

Al triunfo del obregonismo el movimiento de quienes simpatizaban con Venustiano Carranza fue barrido del mapa. Murieron los generales Carlos A, Vidal, el político chiapaneco Antonio Paniagua, el mayor Julio Sabines, jefe de la policía en Chiapas y otros más.

Tras una serie de movimientos cargados de violencia le reconocieron el grado de general al mapache Tiburcio Fernández Ruiz, quien a la postre resultó gobernador de Chipas. Tambien se subieron al carro de los triunfadores los generales mapaches Sóstenes y Fausto Ruiz.

Casi todos los generales mapaches triunfadores, originaron grupos familiares que devinieron en finqueros, ganaderos, productores de panela que lo mismo servía para endulzar el café que ponerlo a fermentar y producir el “Trago”, base de varias fortunas, entre otras la de la familia Pedrero.

En la región fronteriza se asentó el cacicazgo de la familia Castellanos, que servía de peones deudores que erana casi esclavos. En la región de Tapachula fue famosa la familia caciquil de los Antón. Ya se anotó que la familia más poderosa de la Frailesca fue la familia Fernández. En el centreo del estado, en la región de los Llanos tuvo su poderío Don Carmen Orantes y sus hermanos Jordán y Gabriel.

En la región de Comitán empezó a tomar fuerza el político Roberto Albores Guillén, cuyo hijo acaba de ser derrotado en las elecciones ppor la gubernatura de Chiapas.

Un frailescano, hijo de agricultores acomodados, el doctor Manuel Velasco Suárez en sus años como gobernador y con el pleno apoyo del presidente Luis Echeverría, logró erradicar de sus lugares de origen a los Antón de Tapachula, a don Carmen Orantes del municipio de Carranza y su hermano Jordán de Jaltenango la Paz.

Pues bien, los juniors que se han dedicado a la política no han dado buenos resultados al estado de Chiapas. El gobernador que terminará su sexenio en el próximo noviembre es un claro ejemplo del fracaso como gobernante de Chiapas. Deja un estado en la peor de las miserias, con unas deudas impagables y que son la delicia de los capitalistas y banqueros. La preferencia de Manuel Velasco fue seguir los pasos de Enrique Peña Nieto. A las revistas del corazón y de la frivolidad les hizo ganar millones. Buscó y encontró una esposa del gremio televisivo al igual que el “gavioto”, nada más que no pudo llegar a Los Pinos como era su sueño.

Los únicos juniors que no les ha ido tan mal son los Córdova de la Concordia. Ya fue presidente el padre Miguel A. Córdova y ahora va un sucesor que le cuide el ranchito. Otro junior que ha logrado sostenerse encima del caballo es el Junior Aguilar, hijo del expresidente de Ixtapa; que lo han querido tirar, pero no han podido sus enemigos.

Ahora es el turno de MORENA, y el pueblo chiapaneco espera mucho de sus nuevas autoridades.

Chiapas no aguanta otra decepción, así que le deseamos a los recicen llegados al poder, un poco de suerte y mucho trabajo. Les recomendamos que antes de empezar su gestión que se corten las uñas y no olviden el séptimo mandamiento, aquel que dice: No hurtarás y las uñas te cortarás con las tijeras de Dimas, Gestas y Barrabás.

Loading Facebook Comments ...