Quién es Quién/Arrivederci ERA; benvenuto Josean/Noé Farrera Morales

0
181

Hoy se dará, sin más contratiempos, sin más recesos, sin más preámbulos y sin más cortapisas el nombramiento de José Antonio Aguilar Bodegas como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) rumbo a la sucesión gubernamental, esto luego de varias intentonas del líder estatal, César Espinosa Morales, de buscar imponer al indeseable personaje llamado Zanja Negra, alias Lalo Ramírez, quien desató a sus troles y a sus perros y seudoperiodistas que se desgarraban las vestiduras defendiéndolo e intentando ponerlo como una carta fuerte, lo cual es sumamente falso. Hoy, repito, la justicia por fin llega y nos da la razón a quienes queremos ver a un Chiapas diferente. No podemos estar equivocados miles que hemos sindicado que nos urge un cambio de gobierno, que nos urge que la entidad se desarrolle en verdad y que los cambios sean para el bien de todos y no para seguir engordándole el caldo a un grupito de Juniors que se han apoderado de todo y que nos ha sumido en la miseria.
Así, mientras Josean se empoderará y recibirá el respaldo del PRD, y ya lo tuvo del PAN y seguramente lo tendrá de Movimiento Ciudadano, al Zanja Negra me lo mandarán al Senado ya sea por el partido que recicla basura y que es el de Andrés Manuel López Obrador que en vez de ser la verdadera esperanza para México se ha convertido en una horda de pepenadores que dejan que cualquier político manchado dentro del régimen y con historiales negros de corrupción e impunidad se cuele. O bien, quizá desde el centro del país quieran enseñarle un poco de disciplina a un muchacho que dijo venir de la cultura del esfuerzo y me lo manden a que ocupe alguna curul y vea cómo su gobernador es un expriista al que tanto atacó y del que tanto mandó a decir.
Lo dije en alguna columna hace ya varias semanas atrás. A Zanja Negra no lo quieren desde el centro del país. Quienes aún sigan pensando que las decisiones se toman desde la aldea y que desde ésta es desde donde se fraguan los movimientos de quienes van a ser partícipes para hacer historia, se equivocan rotundamente. Se equivocan porque no es así, porque desde hace mucho tiempo, desde la instauración de la partidocracia esto se decide desde el centro de México. Se le llama centralismo por algo, ¿no lo han pensado? Y Zanja Negra no habla el lenguaje del centro, no es bien visto por las cúpulas del Partido Revolucionario Institucional ni por las del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), no es bien visto por los mismo chiapanecos, porque todo su famoso movimiento de la dignidad fue simple llamarada de petate y una fórmula que buscaba, netamente, sacar raja de la bulla y el mitote.
Tanto dinero que despilfarró Zanja negra en movilizar a personas. Tanta bulla que armó. ¿Y ahora qué dirán los presidentes municipales y esos diputaditos que se desgarraban las vestiduras en apoyo a su gatito negro? ¿Tendrán la congruencia de renunciar y de dejar de estar mamando del erario? Porque de otra forma no se puede un explicar todo esto. Todo el bullicio rearmado y todo esto que entre ellos entienden y que sólo causó más problemas en la entidad. A Lalo Ramírez nunca le bastó que él fuera el principal causante de la ingobernabilidad. Por el contrario, siempre parece que busca más. Y sino vea todo el desmadrito que dejó en este sexenio del gobernador Manuel Velasco en donde hasta muertos carga en su conciencia.
Ahora me imagino en lo que debe estar pensando. Con su equipo de trabajo se encargó de atacar al PRI y a Roberto Albores Gleason; se encargó de tirarle duro y a la cabeza a José Antonio Aguilar Bodegas. Y todo para qué, diría un grupo norteño de hace unos años. Todo para nada. Porque al final parece que se quedará solito y chiflando en la loma. Se va a alinear y honestamente me da gusto que lo aterrizaran. Ya basta de estar dejando que chamaquitos como él quieran venir a dar clases de integridad, honestidad y dignidad en política cuando tienen un historial vergonzoso y muy manchado. Así, sin más especulaciones les decimos desde estas mis líneas de esta columna: arrivederci, Zanjita.

Loading Facebook Comments ...