Quién es Quién/Asesinaron a la ideología/Noé Farrera Morales

0
420

Hace mucho tiempo, cuando yo era pequeño, mi padre hablaba con mucho orgullo del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Los comentarios eran elocuentes y siempre enmarcaban un dejo de respeto, mostraban los pros y contras que se tenían con un partido en donde se ponderaban las ideologías. Claro, no había sido gratis que tras el esplendor del cardenismo y el auge del agro en nuestro país todos se sintieran patriotas, digo. Surgieron, mucho más adelante el Partido Acción Nacional (PAN) como un partido de ultraderecha conservador y por el otro lado el Partido de la Revolución Democrática (PRD), herencia de la ruptura de varios priistas. Todos, en ese entonces, tenían una ideología, una postura sobre el porqué de sus siglas y colores, sobre su misión, visión y objetivos, y quedaba clara, todavía, la ideología de la militancia y la de los políticos que participaban en la búsqueda de puestos de elección popular.
Hoy, eso es simple letra muerta y evoca a la memoria de los tiempos de gloria, de los tiempos donde se privilegiaba el sentir y el pensar. Nada de eso sigue vivo, nada de eso se mantiene. Mire usted nada más la forma en que se han venido moviendo las cosas dentro de las famosas alianzas o coaliciones o amasiatos o como usted guste llamarlos. Mire quiénes son los abanderados, mire quiénes son los que se pavonean como los chiles de todos los moles. Así, la política se ha encargado de ser violentada y vejada al antojo de los intereses cupulares. Y vemos que si el matrimonio entre el PRD, MC y PAN postulan a Paco Rojas pues Morena para no quedarse atrás usa una cuña del mismo palo albiceleste, pero la viste de equidad de género y le piensan levantar la mano a la exalcaldesa Vicky Rincón, una panista de hueso colorado que ha jugado a ser la mujer incómoda dentro del Ayuntamiento capitalino, aunque en el fondo ella sepa perfectamente que es parte del mismo mal y que ni con su arribo, que dudo mucho que se dé, las cosas cambiarían.
O hay tiene al Zanja Negra, mejor conocido como Eduardo Ramírez Aguilar, que abandera un Movimiento de la Dignidad cuando conocemos su actuar sabemos el largo de la cola que arrastra, pero sobre todo que tras seguir siendo el líder del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que tras acusar imposición, él busque imponerse por sobre la voluntad no sólo de la militancia, sino de la gente que, seamos realistas pues, no lo quiere. ¿Por qué ERA quiere salir ungido por el sol azteca si se supone que es quien sembró la discordia en nuestro estado? ¿Por qué quiere salir cobijado por otros colores cuando se desgarraba las vestiduras diciendo que verde era su camino? Por eso no me he cansado de repetir que las ideologías de los institutos políticos han muerto, han sido asesinadas por los mismo arribistas que se cambian de color, que se mudan de partido, que chapulinean con tal de seguir guindados de la teta presupuestal y cobijados por un partidismo que es la peor experiencia de México en su historia.
Sí, los políticos de ahora son los que se han encargado de vejar las ideologías y, hasta en algunos casos, no sabemos ya sí esta resulta interesante para la militancia. Triste realidad la de los partidos sin una ideología que sea efectiva, porque todo está en sus estatutos, bajo los marcos impresos, bajo una normativa que es risible y que deja muy en clara que el fin único de los líderes estatales de los institutos políticos es enriquecerse, meterse buenos pesos a las bolsas y olvidarse plenamente de todo. Por eso verá a los de ultraderecha elevando el puño y entonando canciones del Che Guevara, a los izquierdos defendiendo férreamente el hueso tricolor, a los conservadores ponerse libertinos, y a los otros que están en partidos satélite pues ser como la caca de loro que ni huelen ni hieden.
Ojalá y todavía exista tiempo para entender que el partidismo es necesario siempre y cuando las ideologías permanezca, que se mantengan vivas, que sirvan de bandera para que las nuevas generaciones, lo nuevos cuadros, puedan ver cómo avanzar y cómo seguir defendiendo los colores. Basta ya de amasiatos, de matrimonios infundados, de usar los colores partidistas con fines de lucro y sin apuestas al desarrollo social. ¡Hasta mañana!

 

Anclaje

Mi padre, don Noé Farrera, ha cumplido ya diez años de haber partido de este mundo. Diez años en los que sigo pensándolo y que me sigue haciendo tanta falta. No cabe duda que el mejor amigo que podemos tener es nuestro padre y en mí caso siempre fue así. Pero la vida y los designios de nuestro Dios no son los nuestros y hoy mi chiquitillo está allá, sentado a la derecha del Padre, observándome y enviándonos sus bendiciones y cuidados. Algún día, cuando Dios diga hasta acá, sé que podré volver a verlo y sé que podemos seguir hablando ininterrumpidamente. Dios bendiga a mi padre.

Loading Facebook Comments ...