Quién es Quién/Carta a los profesores/Noé Farrera Morales

0
256

Estimados docentes

Presente

Si algo he criticado férreamente es que los profesores se comporten como vándalos. Digo, desde este espacio siempre he respaldado su movimiento, siempre hemos tenidos el espacio para mostrar que su lucha es, a todas luces justa, y que son, porque hay que decirlo, los únicos que tienen pantalones para salir a las calles y mostrar su descontento ante el embate de las reformas y de las normas que quieren imponer desde el centro del país y no son más que características punitivas. Sin embargo, lo que pasó antier con las pintas de la Diana Cazadora que acababan de ser restauradas por la organización de ciudadanos que lidera la Amech y que trae a la cabeza la señora Paty, sí ha causado gran malestar por dos cosas:

1) Difiero de esos que comentaron en redes y que dicen ser maestros que todo deba ser responsabilidad del gobierno. Desde que los ciudadanos empezamos a volver comodines que sentaditos en el confort de nuestra hamaca, o en la butaca del corredor, imbuidos en el reflejo de nuestro Smartphone, criticando lo que nos incomoda y no hacemos nada más que creer que aportamos con salir a caminar bajo el sol, hemos perdido la injerencia que alguna vez nuestros padres tuvieron. No, señores profesores. Marchar es algo digno, sí, pero respetar los espacios y respetar el esfuerzo de los ciudadanos que sí nos importa nuestra ciudad es igual de importante. Ni la lucha del magisterio es más ni la de los ciudadanos tampoco lo es. Ambas son igual de relevantes, ambas tienen el mismo peso y la misma búsqueda: incidir en cambios. Quienes somos ciudadanos y amamos nuestra ciudad claro que nos encabronamos cuando vemos que pintarrajean todo, como si con manchar paredes se estuviese logrando algo. Mejor nos sumemos todos: ustedes a sembrar árboles, a plantas flores en los jardines, a rescatar parques y espacios públicos, y nosotros a dar respaldo a su movimiento. Sólo a Poncio Pilato es permitido lavarse las manos. Porque si bien es cierto que la CNTE salió de la Pochota, sabemos que hay grupos radicales que no obedecen los lineamientos de los líderes dentro del magisterio y que son los que pintan, rayan y saquean, porque eso de andar acusando que todo es de infiltrados es un cuento muy viejo que ya pasó de moda.

2) El esfuerzo de donar dinero no se compara con el tiempo invertido. Horas bajo el sol pasaron los ciudadanos de Amech para poder dejar ese espacio bonito. Por ahí alguien decía que afeaba la ciudad, y creo que si son profesores deberían recibir un curso de historia para que entiendan la importancia de los monumentos, de las rotondas y demás espacios que se han ido rescatando paulatinamente. Sólo un paso a la vez es el que requerimos para comenzar a avanzar y en nada abonamos justificándonos. Aplaudo la postura de mi jefe de información Javier Opón que pidió que los maestros pintaran todo ese desmadre que dejaron y la del maestro Misael Palma, de los creadores de la CNTE, que secundó la propuesta y que dijo que sí, que era indispensable enmendar ese problema. Ya basta de sólo justificarse. Los maestros tienen grandes defectos como nosotros. Pero si empiezan a aportar su tiempo, si empiezan a pintar los árboles, a levantar su basurero que dejan, a regar las platas, a sembrar. Porque dos días de plantón bien pueden reflejarse en dos días de reforestación de áreas verdes y estoy seguro que la ciudadanía se volcaría gustosa en respaldo de ustedes a los que vemos como los héroes de las aulas que son bien luchones y entrones.

Yo sí los conmino desde este espacio a modificar las estrategias de lucha. Estamos en pleno siglo XXI y es indispensable mostrar un rostro diferente. Ustedes son ejemplo a seguir, pero urge que se modifiquen comportamientos. Cursos, cantos, bailables, apoyo al medio ambiente, concientización sobre la orientación vocacional, inyectar el amor a las letras a los niños y jóvenes, entre mucho más, pueden ser los sustitutos de los aerosoles y las pintas, de las agresiones a la prensa, de las justificaciones e insultos. Porque es peor ver a un profesor contestando los insultos de otros y más con los cúmulos de errores ortográficos que siempre presentan.

Mi nombre es Noé Farrera y soy el director de Péndulo de Chiapas. Siempre hemos tenido espacio en nuestros noticieros para ustedes sin necesidad que lo pidan. Pero requerimos caminar en la misma sintonía, estimados docentes, o de lo contrario aspirar a algún cambio será simple letra muerta y escrita sobre la arena de una playa que tiene un mar revoltoso que la arrastra.

Sin más, quedo de ustedes, respetuosamente.

Loading Facebook Comments ...