Quién es Quién/Chiveado queda el lenón/Noé Farrera Morales

0
332

Rodolfo Calvo es un ignorante. Lo he dicho siempre. Es más, su pasado al que me he referido desde que tengo uso de razón y escribo esta columna es el mismo oscuro y vinculado a la venta de alcohol, fomento a la prostitución y demás vulgaridades. ¿Cómo llegó a ser rector de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas? La respuesta es bien sencilla: se requiere, e muchos espacios, de personas que no piensen, que sólo sirvan para obedecer, que tengan cero inteligencia y que, por ende, no cuestionen nada y sólo firmen, o que pongan su huella, si es que son como gorilas o trogloditas de esos que abundan y en lo que encaja, como cuchillo en mantequilla, el lenón de Calvo.
Pues resulta que tras haber lanzado su primicia súper inteligente de querer otorgarle el Doctor Honoris Causa al general Salvador Cienfuegos Zepeda, todo mundo criticó a la Universidad por culpa de Calvo. Sí, porque no escucha razones, porque es soberbio y engreído, porque es un verdadero ignorante y no sabe de historia y ha demostrado que no sólo está desfasado de los acontecimientos que aquejan al país, sino que aplaude como foca en piscina todo lo que le sugieren. No me extraña y aunque me da mucho coraje, prefiero ver el fondo. Calvo no es culpable de estar ahí. Lo pusieron porque conviene a muchos tener a un ignorante al frente y punto. Calvo no es culpable de proponer a Cienfuegos, porque quizá en el fondo él sienta admiración por el trabajo del general, pero nadie le explicó que una cosa es sus gustos personales y otro, muy diferente, la realidad.
Calvo debió abrir un periódico porque no sólo sirven para envolver veladoras, como el piensa. No. Esos papeles que tienen letritas sirven también para informarse y ahí hubiese sabido que el Ejército Mexicano se encuentra implicado en la desaparición forzada de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en las ejecuciones de Tlatlaya, y en la violación sistémica a los derechos humanos. Que ayudan en rescate de personas en los fenómenos naturales, indiscutible. Que Cienfuegos es un hombre estadista, indiscutible. Pero de eso a que una universidad le reconozca con un Doctor Honoris Causa es la peor de la estupideces jamás dicha. Y dejen les explico por qué.
Si dicho mérito se lo atribuyeran a cualquier otra persona desde la Unicach nada pasaría. Pero alguien debió decirle a Calvo que Cienfuegos es una figura autoritaria y que, a cómo están las cosas en el estado y en nuestro país, pues es indispensable mirar hacia otro lado, ver las cosas y ser inteligente. Siendo el rector debió analizar todo el panorama, ver los pros y contras de sus caprichos, porque quienes lo conocen a la perfección señalan que es berrinchudo y que a la de a fuerzas le gusta hacer lo que quiere, y por tanto es muy probable que aunque le sugirieron no meter las patas terminó haciendo una gran batición.
Pero eso no es todo. Ahora posiblemente el día martes 13 de febrero le estalle a la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas una huelga más y ahora sí veremos cómo se las gasta este lenón. Porque no es lo mismo luchar en las cantinas con borrachitos, exigir la cuenta al bolo imprudente, exigir que fichen, a que se dedique a sentarse y tomar cartas en el asunto ante un conflicto que, a todas luces, se ve que le queda más que grande. Y así, bajo este panorama cero alentador es que una de las casas de estudio de Chiapas se sume también el mismo impasse que trae la Universidad Autónoma de Chiapas y la misma Universidad Intercultural de Chiapas. Pareciera que las universidades en la entidad tienen la consigna desde el interior de gobierno de ser desmanteladas, de ser laceradas, de ser puestas en la lona y con la frase desprestigio tatuadas en cada una de sus siglas, de otro modo uno no puede explicarse el por qué es que esto está pasando, el por qué personajes sin peso, sin capacidad intelectiva están puestos al frente.
Triste que nadie haga nada al respecto. Un lenón en la Unicach, un inepto en la Uncach y un ratero en la Unich. Vaya mezcla de rectores que tenemos en Chiapas. Vaya ejemplo. Estamos mejor cuando estábamos pior, diría mi amigo. Ni modo. Esperemos, eso sí, que esto sólo sea temporal. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...