Quién es Quién/¡Con Josean sí!/Noé Farrera Morales

0
555

Antier en la noche la dirigencia del Partido Acción Nacional (PAN), a través de su presidenta Janette Ovando Reazola, levantó la mano al expriista José Antonio Aguilar Bodegas como la carta más fuerte y mejor posicionada para abanderar la candidatura común rumbo a la sucesión gubernamental de este 2018. Y es que Josean tiene lo que muchos políticos quisieran tener: un capital político sólido y un respaldo indiscutible de diferentes sectores que lo han visto recorrer la entidad y a los que les ha cumplido cada que le toca estar al frente de las dependencias.
Pero no es gratis que el PAN Chiapas haya la noche del martes levantado la mano de Josean. No es gratis porque no es una decisión local, una decisión derivada del capricho de los grupitos locales que se la quieren pasar señalando quien sí y quien no pasa acorde a sus caprichos. No. A Josean lo traen palomeado desde la nacional. Saben en Acción Nacional que si manejan la figura de un hombre como él en el plano gubernamental y la de Paco Rojas rumbo a la alcaldía de Tuxtla, tendrán una dupla que romperá cualquier pronóstico. Paco y Josean podrían ser los detonantes que requiere Chiapas y los que quiere Tuxtla Gutiérrez.
Y para esos que se la han pasado tirando su veneno diciendo que Josean anda saltando de partido en partido hay que explicarles las cosas como si se tratara de fórmulas matemáticas. Hijitos, recuerden que tanto Acción Nacional como el Partido de la Revolución Democrática (PRD) caminan juntos desde la nacional. Lo firmaron desde que aceptaron ir en equipo en lo que fue denominado el Frente por Chiapas y que había incluido al Partido Movimiento Ciudadano (MC). Por eso no es un cambio de partido, niños, no es así. Se trata simplemente de que el PAN, instituto político que va en conjunto con el PRD, está avalando lo que el sol azteca hizo hace varias semanas atrás.
Lo único que demuestran con sus ataques a José Antonio Aguilar Bodegas es el temor que les provoca que un hombre experimentado entre al ruedo, tome la batuta y pueda ser el mero ganón en las elecciones. Bien hizo el PAN en abanderar el sueño de rescatar a Chiapas que trae Josean, porque aunque sea un candidato externo es la mejor carta que podría tener cualquier partido político. Si el exsecretario del Campo logra tener la oportunidad de tomar las riendas del estado las cosas, estoy seguro, cambiarían mucho. Ya es tiempo de que a Chiapas le vaya bien para que a los chiapanecos nos vaya bien.
Por eso, desde estas líneas, celebro firmemente que se haga justicia. Los chiapanecos merecemos un gobierno que de verdad esté ocupado y preocupado por trabajar en el bienestar de nuestro estado, por ponderar el desarrollo, por consolidar la economía con proyectos que ayuden a que se rescate el campo, a que se fortalezca la ganadería, a que se detonen las Zonas Económicas Especiales que se propusieron pero que están conminadas a dar beneficios a otros y no a la entidad que tanto lo necesita.
Chiapas tiene todo el potencial natural y humano para ser un estado ejemplar, pero nos hemos topado con gobierno rapaces, con gobernantes hambrientos de egolatría y sedientos de dinero que se han encargado de sepultarnos en uno de los peores males: el incremento de la miseria y el engrosamiento de la pobreza en el grueso poblacional. ¿Podemos cambiar? Sí. Y eso lo hemos platicado en varias ocasiones con Aguilar Bodegas. Yo lo conozco y he visto su caminar, sé de qué es capaz y de lo que no es, por eso estoy seguro de que con él nos iría bien, de que con él nuestro desarrollo estaría bien cimentado.
Y aclaro que soy muy respetuoso de las aspiraciones de todos los demás, pero el mismo Enoc Hernández sabe que no tiene aún las tablas para competirle a un hombre como Josean. Repito, como lo hice hace unas semanas atrás, si la candidatura común quiere ganar, si los cinco partidos quieren tener el pastel de la gubernatura y trabajar en pro de Chiapas el candidato a empoderar se llama José Antonio Aguilar Bodegas. De lo contrario, no imagino nuestro futuro en manos de un ególatra e inoperante político como Eduardo Ramírez Aguilar o el del propio Roberto Albores Gleason que, aunque no debería heredar los errores de Satanás, los carga muy firmes y es imposible quitárselos. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...