Quién es Quién/El empantanado ERA/Noé Farrera Morales

0
328

En su desesperación, el verdeecologista Eduardo Ramírez Aguilar se paró en un pantano que lo ha estado prensando y entrampando sin que se percate de ello. Olvidó que esto no tiene vuelta de hoja y que entre más se mueva la naturaleza de este fenómeno se encargará de jalarlo hasta que no pueda moverse más. Se olvidó que para salir de ciertas trampas se requiere de contar con un contrapeso fuerte y sólido. De nada le sirven las ramas endebles que lo sostienen. De nada le sirve querer aparentar que es el elegido cuando la nacional está tomando otras decisiones.
Pero, ¿de dónde viene el error de ERA? A mi juicio empezó a empantanarse primero en la mente. Desde su arribo a la Secretaría General de Gobierno, en este sexenio de Manuel Velasco Coello, su mente le jugó una mala pasada y las voces que le hablan al oído le sembraron la idea que ahora lo tiene sumido en un problema enorme: parado sobre un suelo inestable y con los pies hundidos en el fango. Y nada de esto hubiese pasado si desde que estuvo como secretario de Gobierno hubiese mostrado capacidad, por decir algo. Y, sobre todo, le hubiese bajado dos líneas a su ego de aldea que es uno de sus peores enemigos.
Porque Ramírez Aguilar se dedicó a todo menos a trabajar por Chiapas. Se dedicó a presumir una estructura que es del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y que el mismo gobernador ha asegurado le pertenece y le es leal sólo al apellido Velasco. Una estructura desfondada, si usted quiere verlo así, derivado de la toma de malas decisiones por donde se vea. Y el error más grande fue su confrontación con personajes de la farándula política en el plano nacional. Su choque con César Camacho cuando éste era líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), los deslices con Aurelio Nuño cuando éste era secretario de Educación Pública. Su entreguismo con el ahora exgobernador de Puebla porque alguien le dijo que sería la carta fuerte de Acción Nacional. Su ponerse de tapete en apoyo a Miguel Ángel Osorio Chong porque creía que sería el alfil del tricolor rumbo a la sucesión presidencial.
Sí. ERA se ha equivocado infinidad de veces. Se ha equivocado y ahora está pagando esos errores de ser un político sin visión global, de ser un hombre forjado en la aldea y sin conocimiento de causa del lenguaje que se habla en la nacional y desde cómo se nada en un mar donde los peces torean las redes. Nunca pudo entender que en las encuestas nacionales fuese el número cuatro, que no levantar y que hasta el mismo Rutilio Escandón se encuentre por encima de las preferencias donde él y su fundación Jaguar Negro pretendían empoderarse.
Quizás en el fondo tengan razón aquellos que colaboraron con él en el Congreso local y dicen que no sabe escuchar más que elogios, que aquellas voces críticas o de aquellos que no comulgan con su mirada errada, simplemente son apartados de su lado y retirados de sus favores. Y lo entiendo perfectamente porque quienes nos dedicamos al periodismo crítico, quienes le hemos señalado en repetidas ocasiones que está equivocado hemos recibido sólo el silencio. Y quizás, también, por eso su equipo de colaboradores sea el de los que ponderan esa calidad de gusanos.
Hoy, ERA insiste en que tiene el respaldo de todos los partidos que conforman la candidatura común y no es así. El PRD nacional trae respaldando a José Antonio Aguilar Bodegas. El mismo Enoc Hernández no está dispuesto a levantarle la mano a un traidor como Lalo Ramírez. Lamentable es que el ZanJaguar siga pensando en que tiene injerencia en la política nacional, que siga vendiéndose como un político capaz de poder subsanar la ingobernabilidad que él mismo creó. Porque su insistencia en teñir del color verde a Chiapas es la causa principal de todo este caos que se ha generado, de todo esta incertidumbre que pulula por donde se mire.
Ya basta de improvisaciones y de mentiras. Los chiapanecos requerimos de que quien llegue al gobierno no sea un fantoche que tape las corruptelas de otros, sino que aporte y ayude a la entidad a crecer, a progresa y la saque de este letargo e impasse en el que la han sumido.

ANCLAJE

Dicen que la llegada de Eduardo Campos a la Secretaría de Educación del estado se debe a que es uno de los buenos niños de Ricardo Aguilar Gordillo. Ambos, eso sí, leales y fieles al proyecto de del Jaguar Negro. Ya veremos cómo se va llenando esa dependencia de los amiguitos de universidad de Lalito. Por lo pronto les promete a todos, todo. Sólo, al parecer, su jefe de prensa le fue impuesto. Ya ahondaré bien en este tema donde pondremos los puntos sobre las íes. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...