Quién es Quién/EL SEMPITERNO PROBLEMA DEL AGUA EN TUXTLA/Noé Farrera Morales

0
124

La capital del estado de Chiapas tiene en sus entrañas un tumor que genera malestar cada jueves y domingo y en ocasiones todos los días de la semana. Ese tumor que desde hace años trae en jaque a los tuxtlecos y también a las distintas administraciones de esta ciudad Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (SMAPA).

Decimos que trae en jaque a los tuxtlecos porque no hay habitantes de esta capital para los que la falta de agua sea un dolor de cabeza y para los habitantes de conejolandia de escasos recursos significa un desembolso extra para adquirir una pipa de agua con la cual satisfacer las más ingentes necesidades de aseo personal, aseo de las cañerías y sanitarios, lavado de trastes, el baño diario indispensable en un clima como el de esta Villa de San Marcos, que tiene un promedio de 24 a 30 grados Celsius.

Para que se cree un problema público, sobra y basta que los funcionarios de SMAPA manden cerrar las llaves y que falte el agua en tres colonias de la capital para que cunda el descontento, las redes sociales se llenen de twits y facebooks, así como what apps para que el problema se vuelva viral.

Para acabar de arruinar las cosas, los mandos del SMAPA han desarrollado el síndrome de uñas largas y oídos sordos y otra serie de gracias propias de la burocracia mexicana. El síndrome de uñas largas consiste en que el dinero que llega a la caja de SMAPA se multiplica por cero. Esto es, se desaparece con suma limpieza. Por eso, cuando los trabajadores de las brigadas piden para un tornillo o un niple o una unión metálica; siempre contestan con descaro: no hay dinero para nada. No hay combustible para las camionetas de las brigadas.

El síndrome de oídos sordos es el estilo creado por el pelón Carlos Salinas, ni ven ni oyen los reclamos del público sufriente y siempre defraudado. Y luego la maldita costumbre que tienen de dejar descolgados los teléfonos para que no los molesten los usuarios con sus peticiones. Como para freírlos en una paila chicharronera.

El problema que ha traido jodidos a los tuxtlecos fue creado por un aguacero y una unión metálica que de seguro estaba pegada con saliva y la apretaron con los dientes de Chanona, Jonathan, Saldaña o Fercaca, que a las primeras de cambio se aflojó y se la llevó el agua. Es increíble que en estos tiempos de internet y servicios de mensajería y paquetería, se hayan tardado casi tres semanas en conseguir una pieza pinchurrienta y se hayan tardado otra semana más en acomodarla, atornillarla y apretarla y cubrirla de lodo para que amacize. A ver cuánto dura; más ahora que vienen los huracanes y a veces llueve con ganas.

Ayer por la mañana, en un programa radiofónico de micrófono abierto, una señora con natural alarma comunicó que los mandamases del SMAPA, los que parten y reparten el queso; ya brindaron porque ya amarraron la repetición para seguir medrando en el SMAPA para el próximo trienio; pues ya pactaron con Carlos Orsué de la genuina moraliza coiteca.

Nada más que no debe olvidar Carlos Morales que por medio de maniobras de Pablo Salazar en el SMAPA, que tuvieron a la capital sin agua durante dos meses en vísperas de la elección para presidente municipal, Juan José Sabines Guerrero ganó la presidencia tuxtleca, pasando sobre Juan Carlos Cal y Mayor. Y ya ven como le fue el estado de Chiapas y al mismo Pablo, que estuvo varios meses en la de cuadritos para que probara lo que es aguantar vara.

Así que un grupo de vecinos de Tuxtla Gutiérrez ya tiene preparada una gruesa de escobas, para que Carlos eche una barrida y luego una fumigada para extirpar la fauna nociva que se encuentra amadrigada en el SMAPA y que ya es justo que entren otras personas que sí quieran servir a su ciudad.

Cuando hay carestía del servicio de agua entubada, porque potable es dudoso que cumpla las características de potabilidad, es una problema de salud pública, crea un sinnúmero de incomodidades; además que es un fraude el que comete el SMAPA, porque cobra un servicio deficiente y que muchas veces no lo cumple.

Pero eso sí, si usted se tarda un día de la fecha de vencimiento del pago; le cobran intereses moratorios bien cobrados. Aparte hay que aguantar las majaderías, la petulancia y el despotismo de los empleados.

Loading Facebook Comments ...