Quién es Quién/Empantanado, el PRI/Noé Farrera Morales

0
343

El tiro estaba cantado. Hace mucho tiempo escribí que Roberto Albores Gleason no garantizaba el triunfo para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) porque el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Chiapas no iba a permitir que le arrebataran el triunfo de ningún modo. Y así está ahora. En la supuesta alianza del tricolor y el tucán le entregan al Diablito tan sólo un cascarón. Uno que no trae la fuerza ni el voto del 2012, como lo han pensado. Por el contrario, se cumplió aquello que escribí a mediados del año pasado en este espacio cuando anuncié que Eduardo Ramírez Aguilar mudaría de piel.
Conociéndolo como es, no iba a permitir que le pasaran encima y ha decidido marcharse y llevarse a su gente. Sí, así es. Su gente y la del gobernador, que ha mostrado ser un buen operador electoral y que mueve sus piezas a conveniencia, ponderando su estrategia y buscando ya que el tablero empiece a tomar la forma que le conviene. Bien dicen que todo lo que se siembra es lo que se cosecha y a los Albores les está pasando justo ahora. Porque yo recuerdo claramente cuando en el 2006 el exgobernador Albores Guillén le dio la espalda al PRI y se encargó de abanderar al traidor y corrupto del bastardo.
No le importaron ni el instituto ni nada. Al Satanás lo único que lo movió fue u hambre de poder y la imperiosa necesidad de seguir teniendo poder y aliados. Fue expulsado del tricolor y selló su vida política como la de un traidor a los ideales y principios. Pocos días después, en un berrinche y un exabrupto, el hoy senador Diablito –por si acaso cree que nos hemos olvidado- renunció a la militancia del PRI. Sin embargo, luego se volvió presidente estatal del partido y hoy es el candidato oficial designado por dedocracia desde el centro del país. La traición de su padre lo marcó a él y hoy, con la desbandada de verdeecologistas que están declarándose independientes y que terminan siendo arrastrados por el malestar de Lalo Ramírez de no haber sido palomeado por el PVEM a la gubernatura, eso sí, bajo previo acuerdo con Maveco, están pagando, sin querer, con la misma moneda a los Alboritos.
Si Roberto creyó que todo iba a ser miel sobre hojuelas, se equivocó rotundamente. Las facturas que se pagan por ser ambicioso y no tener los pies sobre la tierra son altas y son el costo de no tener claros todos los escenarios políticos posibles. Nuevamente el PRI se volvió a equivocar. Todo el desgaste del Diablito para cerrar el paso, bloquear y hartar a José Antonio Aguilar Bodegas no les sirvió para nada y sólo ha demostrado que el haberse enfocado a sus rivales políticos, al estar atacando desde diversas plumas, terminó desviándolos del objetivo primordial que era el mapeo electoral.
Ahora las cosas no pintan del color que esperaban. Los verdes de Velasco mudaron de piel y la cáscara que quería de alianza Albores la tiene ya en sus manos. Es como una piel de mandarina sin ningún gajo, y yo me pregunto ¿ahora qué carajos piensan hacer? Porque ahora la interna del PRD es diferente. No sólo están preocupados por lo que pueda obtener Josean, a quien siguen atacando desde todos los frentes posibles. No. Ahora, entonces, les ocupa también ERA, el ZanJaguar Negro que se movió como se esperaba: abandonando el barco y cargando con sus alfiles.
Nuevamente el panorama electoral se ha movido y los escenarios cambian para uno u otro político. Lo cierto es que si se veía en chino que el Diablito ganara solo y se vaticinaba que su única opción era la alianza, para que sumara los votos de ambos institutos políticos. Pero ahora el revés dado ni Dios padre que está en los cielos se lo quita. Los dados se cargan de nuevo y los frentes que domina el gobernador parecen ya claros: Eduardo, María Elena y Rutilio, son sus cartas y las va a jugar. Con Albores quizá traiga sus acuerdos, pero Manuel Velasco no va a jugársela con él sabiendo que los Albores no son personas leales, que todos carecen de palabra, que son convenencieros y arribistas, y que podrían representarle un problema en el gobierno que suba y lea los errores de este sexenio.

Loading Facebook Comments ...