Quién es Quién/Exediles en el ojo del huracán/Noé Farrera Morales

0
1249

Ayer una noticia nos tomó por sorpresa. Y fue la de que por falta de comprobación del uso de recursos y derivado de diversas irregularidades en la Cuenta Pública, el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado (OFSCE) presentó denuncia penal en contra de 23 expresidentes municipales. La mayoría del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Partido Revolucionario Institucional (PRI). Dicen que en breve se sabrá de la detención de varios de ellos, aunque algunos rumorólogos se han atrevido a señalar que son simples formas de presión para que aquellos que estén en el ojo del huracán deban ponerse las pilas y conseguir la paguita que les pidan para que puedan seguir gozando de su tan ansiada libertad y no se mantengan guardaditos en el fresco bote.
Porque hay qué señalar que primero habían dicho que eran 25 expresidentes municipales los que iban a sentir el peso de la ley, pero que traen buenos padrinos y que eso les valió para poder chisparse, eso sí, con su respectiva multita. Que si no me cree pregúntele a la priista Marcela Avendaño, ex alcaldesa de Catazajá quien reembolsó 20 millones de pesos para evitar que le fincaran acción penal en su contra. Con eso ya estuvo que tuvo que romper su cochinito porque dicen que ya estaba lista para la campaña. Y como ella ya estaremos escuchando los nombres de estos ladrones que pagan una multa con el mismo dinero que se robaron. Y es ahí donde la marrana tuerce el rabo, porque deberían quitarles todo aquello que hicieron con el dinero que era del pueblo y que desviaron a sus cuentas personales o que usaron en la compra de casa, carros, ranchos y terrenos.
Si el OFSCE va a perseguirlos por la falta de comprobación de los recursos asignados al omitir presentar las cuentas públicas de los ejercicios 2013 y 2014, así como por irregularidades detectadas durante los procesos de auditoría, no entiendo por qué tanta tregua. Sin avisarles debieron caerles y presentarlos a todos ya esposados y con su caminito bien hecho a El Amate. Por eso es que uno termina por no creerle nada al OFSCE que se ha convertido, desde hace muchísimo tiempo atrás, en un aparato cómplice de los alcaldes morosos. No los sanciona. Es inadmisible que estando ya en la antesala de los comicios 2018, aún estén pensando en si meten al bote o no los que fallaron en el periodo 2012-2015.
A estas alturas deberían estar ocupados por andar ya auditando a los que pide licencia, a los que son chapulines y salta de las alcaldías a las senadurías, a esos lengua larga que tienen a los municipios patas para arriba. Ahí tenemos el caso del exedil de Escuintla que es acusado por el OFSCE y que ahora busca una curul. Me refiero a Juan Carlos Méndez Córdoba quien se registró como precandidato del tricolor a la Diputación Local por Mapastepec, en la Costa de Chiapas. Este ya fue edil, es acusado de inoperante y está en la lista negra. Unos dicen que ya lo atraparon, pero mientras no lo veamos esposadito no creeremos nada.
Ya veremos si a estos exalcaldes denunciados ante la Fiscalía de Combate a la Corrupción, que ya procedió a abrir las carpetas de investigación correspondientes, y que pertenecen 10 al Partido Verde Ecologista, nueve del Revolucionario Institucional, cuatro del Partido de la Revolución Democrática, uno de Nueva Alianza y uno de Acción Nacional, son puestos tras las rejas. Pero yo, sin temor a equivocarme, lo dudo mucho. A los que agarren o es porque no pagaron o es porque simplemente son chivos expiatorios para presionar o para quitarlos del camino. O bien, para mover las piezas del tablero que algunos ya creen acomodadas.
Lo cierto es que si el OFSCE junto a la Fiscalía no hacen nada por mostrar que no se trataba de un simple panfleto para mostrarse duros, menos que recupere algo de la credibilidad que desde hace muchísimo tiempos se les perdió. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...