Quién es Quién/ JUSTICIA, PERDON Y AMNISTIA. EN ESE ORDEN./Noé Farrera Morales

0
119

En esta tierra del sureste, en la que viven cientos de comunidades verdaderamente pobres sobre tierras muy ricas en una paradoja, donde los campesinos son los entenados del régimen de gobierno y que cargan el peso del progreso (? ) y de la riqueza generada. Así mismo en las ciudades chiapanecas sobreviven en una pobreza lacerante cientos y cientos de personas que son las nacidas para perder.

¿Piensa usted que exageramos? Nada más hay que fijarse bien en las decenas de niños, adolescentes y adultos que pululan en los cruceros de mayor circulación. Unos le ofrecen limpiar el parabrisas a cambio de uno o dos pesos. Otros venden bebidas energéticas, refrescos envasados y fríos a diez pesos el litro. Otros más venden tepache, dulces, chicles, cigarrillos sueltos, banderillas, panes, mango rebanado. Niños indígenas que extienden la mano y piden una moneda. En fin, una verdadera corte de los milagros.

Cuando se ve a esos niños, se da uno cuenta porque son las personas nacidas para perder. Sin apoyo de ninguna clase luchan por la tortilla diaria. ¿A qué horas van a la escuela? ¿Cómo van a aprender un oficio o una artesanía? Solo les queda cumplir su destino de la lucha diaria por el taco y el aprendizaje del trago, de la mona de thinner u otros solventes que los llevan a una muerte temprana.

Sin embargo hay otros estratos sociales que viven en la abundancia. Casa propia, dos o tres vehículos, colegios particulares caros y al terminar una carrera hay capital para poner un despacho o un consultorio.

Aquí viene la pregunta. ¿De dónde sale tanta miseria, tanta pobreza, tanta gente paupérrima? Esto quiere decir que nuestro régimen de gobierno está haciendo agua. El sistema político le está fallando a la colectividad.

En contrario, de dónde salen tantos autos viejos, de medio uso, nuevos, lujosos, caros y de costos prohibitivos.

En la pasada elección del primero de julio de este 2018, esa gente pobre, proletaria, mal vestida y con hambre sempiterna, votaron por López Obrador y por Morena. Votaron por una esperanza. Esa esperanza que traerá la moderación de la riqueza y el castigo para quienes han desfalcado el erario público. Esa gente miserable, es casi siempre propietaria de un celular y están atentas a las redes sociales. Y saben quien roba, quien comete tropelías desde los puestos públicos. Y tienen la esperanza de ver en la cárcel a los abusivos y rateros.

Por eso, López Obrador puso sobre la mesa el tema de reconciliación, perdón, amnistía y justicia. Y los proletarios tomaron la al pie de la letra la señal y contestaron en todos los tonos; primero la justicia y después el perdón, la amnistía y la reconciliación. La sabiduría popular siempre ha identificado a quienes les roban; más aún en estos tiempos de las tecnologías de la información y la comunicación.

Por eso el gobernador Rutilio, que es un hombre disciplinado en su momento debe andarse conlos pies de plomo a la hora de cumplir con la justicia. Repetirá las palabras del Peje, “yo no perseguiré a nadie, pero si hay denuncias en contra de alguien, habrá quien las investigue y se aplicará la justicia a los corruptos”. El ejemplo está puesto, el licenciado Alejandro Encinas fue nombrado Subsecretario de Gobernación en Derechos Humanos, con la encomienda de investigar la matanza de Iguala en donde murieron 43 alumnos de la Normal de Ayotzinapa.

Aquí en Chiapas hay que poner en claro el desempeño del Secretario de Hacienda Humberto Pedrero Moreno, porque por sus manos pasaron todos los dineros del gobierno chiapaneco. En esa secretaría se maquinaron el adeudo a los profesores desde 2014, 2015, 2016 y 2017. En esa secretaría se planeó la falta de médicos y medicinas del ISSSTECH que ha dejado sin servicios médicos a profesores y empleados del gobierno chiapaneco. Tambien aquí se planeó la escasez de medicinas e insumos hospitalarios a los hospitales y clínicas de la secretaría de Salud de Chiapas.

En esa secretaría se tomó las decisión de no pagarles a comerciantes y prestadores de servicios y que cobrasen en el próximo sexenio. Cuando protestaron, a los dirigentes los embotellaron en el Amate. Tambien a enfermeras, empleados y médicos que protestaron por la carestía en los centros de salud, les abrieron averiguaciones previas y autos de formal prisión. Si Pedrero Moreno suelta la sopa sobre quien le ordenó hacer esas tropelías, que le ajusten las cuentas a los responsables.

Pero eso no es todo, desde el sexenio de Juan Sabines Guerrero hubo un robo desmedido del dinero público, de tal manera que Sabines Guerrero dejó endeudado al estado de Chiapas con cuarenta mil millones de pesos. Tambien La señora Pariente, por orden de Sabines firmó un contrato desventajoso para Tuxtla Gutiérrez con la privatización del servicio de recolección de basura; mal servicio y pagado a precio de oro. Nuestra capital paga a Proactiva Veolia la friolera de once y medio millones de pesos mensuales. En ese ajo están metidos Yashir Vásquez Hernández, Samuel Toledo Córdova (el schnautzer), Jaime Valls Esponda, Fernando Castellanos Cal y Mayor y otros que escapan a nuestra memoria.

Yashir Vásquez Hernández destrozó el centro de la ciudad con las obras llamadas burlescamente “que viva el centro” que dejó el primer cuadro de nuestra ciudad como una ratonera. Se llevó cientos de millones de pesos para su feliz final. Mientras a la ciudad que la muerda un perro.

Con ese dinero que recupere Rutilio Escandón Cadenas y que se pasen una temporada en el Amate los responsables, el Gobernador se echará al pueblo chiapaneco a la bolsa.

Por eso el pueblo chiapaneco se pregunta: ¿Quién será el que nos haga justicia? ¿Quién meterá a los ladrones al bote? ¿Quién será el próximo fiscal?

Nada de perdón y olvido, primero que paguen lo mal habido, su temporada en el bote y después el más amplio perdón.

Loading Facebook Comments ...