Quién es Quién/LA LEY DE HIERRO DE LOS POLITICOS MEXICANOS/Noé Farrera Morales

0
200

Existe algo que se llama la “ley de hierro de la política a la mexicana, expresada comúnmente como el pacto de impunidad y que el pueblo los expresa en otro tono: “Chinto tapa a Chinto, y Chinto a su compañero”.
Hace pocos días, el doctor en derecho y candidato electo a gobernador de Chiapas, el doctor Rutilio Escandón Cadenas hizo una visita de cortesía al gobernador saliente, Manuel Velasco Coello y juntos hicieron un recorrido por las instalaciones del gobierno del estado; bueno, la más significativa, el palacio de gobierno situado en la confluencia de la Calle Central y la Avenida Central, lindando con la Segunda Avenida Norte y la Segunda Calle Oriente.
El doctor Escandón Cadenas miró con ojos de propietario lo que serán sus dominios los próximos seis años comenzando el primero de diciembre de este año 2018. Pero las preguntas que todos los chiapanecos nos hacemos es como será el ejercicio de gobierno en contra de la terrible corrupción y robadera que hubo en el gobierno estatal a lo largo de seis años. Tambien el gobernador Velasco Coello tendrá que explicar porque no tocó ni con el pétalo de una denuncia y menos con un proceso a Juan José Sabines Guerrero que condenó a treinta años de pobreza al pueblo de Chiapas.
Si ha trascendido que el gobierno estatal chiapaneco pagó durante estos seis años cuatro millones de pesos diarios a diversas instituciones de crédito, lo que significa que el gobierno de Manuel Velasco Coello pagó en sus años de gestión en números redondos 8760 millones de pesos en pagos parciales de la deuda “heredada” por Juan José Sabines Guerrero. Cuantas y cuantas obras de beneficio colectivo se pudieron pagar con esa enorme cantidad de dinero.
Hay que tener en cuenta que los bancos reúnen en una sola deuda el principal y los intereses para que los deudores vayan abonando hasta liquidar el enorme adeudo.
Para que no se piense que el gobierno de Chiapas se ensaña con los exfuncionarios que se hincharon los bolsillos con dinero del erario, no es necesario que los meta en la cárcel, que bien lo merecen; sino que les dé oportunidad de reponer lo que defraudaron de la hacienda pública y claro está; que les confisquen propiedades y cuentas bancarias y que firmen documentos cobrables por el resto de lo adeudado.
Porque sería una burla que se les hiciera un proceso y a como se las gastan los departamentos jurídicos de las instituciones gubernamentales, juegan a que las dependencias de gobierno litiguen para perder; que los mano larga salgan riéndose de la cárcel a gozar de lo robado y ya limpios de polvo y paja.
Cuando en medio del escándalo salió de la Secretaría de Infraestructura el arquitecto Bayardo Robles Riqué, lo quisieron inculpar de que en sus manos habían quedado cuantiosas cantidades de dinero de la Secretaría a su cargo. El arquitecto Robles simplemente exhibió documentos en los que demostraba que el dinero se lo entregó a un arquitecto pariente cercano del Güero Velasco y si bien tuvo que salir de su cargo, salió como Dios quiere a las almas; limpiecito y sin inculpaciones.
Tiene que aclararse lo del dinero destinado a los sueldos de los profesores por los que hubo movimientos de los trabajadores de la educación, lo destinado para medicinas, insumos hospitalarios y equipo médico para sanatorios y clínicas de campo; porque eso no está lo suficientemente aclarado.
Cuando era emperador de Roma el ínclito Cayo Julio César, su esposa estuvo acusada de conducta inmoral y de ligera de cascos. Cuando los funcionarios del estado romano cuestionaron a César respecto de la moralidad de su esposa Pompeya, César juró que Pompeya era muy virtuosa, aunque fuese lo contrario. Cuestionado por sus amigos de su declaración, contestó: “la esposa de César no solo debe ser virtuosa, sino parecerlo”.
Por lo tanto, la conducta de los gobernantes debe estar lo más lejos posible de la maledicencia pública. Ya bastante mala fama tiene la clase política mexicana, para que al inicio del régimen de López Obrador el gobernador Escandón Cadenas permita que un alto funcionario salga del cargo con sombras dudosas.
Otros ejemplares que de plano están entre las sombras del delito, son los presidentes municipales, que se imponen sobre sus cabildos para que les firmen las actas de cabildo aunque no se hayan realizado las sesiones semanales obligatorias.
Con un poco que les rasquen a los informes de los presidentes municipales, saldrán a flote los malos manejos de los munícipes. Claro, conque les unten la mano a los de la auditoría del estado Chiapas, fácilmente la libran.
Para honrar la confianza del PEJE, Rutilio debe ser celoso ejecutor de la lucha contra la corrupción, la impunidad y conductas similares de los munícipes. Por algo los chiapanecos votaron masivamente a favor del Peje y no es de creerse que Rutilio traicione al Presidente.

Loading Facebook Comments ...