¿Quién es Quién/Los apestados de hoy! Hubo un tiempo que los políticos tenían prestigio/Noé Farrera Morales

0
76

Eran figuras públicas de renombre que aunque con cuestionables actuaciones, mantenían cierta reputación. No se les veía salir tomateados, silbados, cuestionados o con refrescadas de sus progenitoras por ningún lado. La causa era el conocimiento de formas y efectos de todas las fechorías que esos vivales hacían. Poco a poco las cosas han cambiado, la globalización no regalo las mejoras tecnológicas y estás las redes sociales. El resultado es un mundo más informado aunque también con un sinfín de posturas que solo abonan a la desinformación.
Por eso hoy vemos que los políticos no pasan desapercibidos ante la masa sedienta de justicia. Los vemos ser indicados y ahora ser tomateados y abucheados. La sociedad ahora, al menos una gran parte ya no viven en aletargamiento, en la creencia de que todo marcha a la perfección y los políticos lo saben. Ese reciclaje de políticos, de apellidos, de Juniors, de payasos y ladrones que antes pasaban desapercibidos ahora es conocido por todos. La clase política ya no pasa en silencio. Ahora todos pueden saber quiénes son los apestados, los chapulines, los improvisados, los arribistas.
Yo, honestamente lo digo, tengo fe de que la sociedad empiece a despertar de forma general. Que no sea el malestar porque les tocaron los bolsillos con los gasolinazos sino que sea el malestar porque ya estamos cansado de ver a los mismos de siempre, brincando de puesto en puesto, robándose miles de millones de pesos, enriqueciéndose a costa del pueblo y cubriéndose entre ellos mismos. Los apestados de ahora pueden ser los que aborten a sus herederos al ámbito político si la gente sigue dormida.
Los apestados tienen nombre y ya se han quedado un poquito al menos callados.
Andaban ladrando y ladrando, escupiendo sus discursos que son confeccionados por intelectuales pero que al fin les quedan grandes.
Los apestados son esos que un día dicen que lucharan por su gente, que defenderán las causas más nobles, que terminan con los zapatos empolvados, y que en cuanto llegan al poder se olvidan de toda esa verborragia. Son esos hombres y mujeres que llevan 16 o más años incrustados en el poder legislativo. Son los que un día aparecen siendo de ultraderecha y al siguiente marchan con banderas de zapata y villa. Los apestados son esos cínicos que creen que justificar su cambio de piel les permitirá seguir guindados de la teta presupuestal. Son esos hombres y mujeres que siempre están en el imaginario y que saben que el 80% de pobres les representan votos, son los apestados que por una despensa de mil pesos que para unos no representa nada pero para otros la gota de oxigeno que les permite seguir vivos.
Los apestados son abortos de dos males que traen a nuestro país severamente dañados. Son engendros mal paridos de la corrupción y la impunidad. Son del mismo costal que seguirán ahí apestando todo a su país hasta que los ciudadanos nos unamos de verdad y les pongamos un hasta aquí, hasta que salgamos en tiempos de elecciones y llenemos las urnas, México dejara de tener apestados hasta que cambie la mediocridad y eso esperamos de López Obrador y Rutilio para que cambien la mediocridad mental, que es mejor viejo ratero por conocido que nuevo por conocer.

Loading Facebook Comments ...