Quién es Quién/¿ LOS NUTRIDOS MITINES DE FERNANDO CASTELLANOS LE ASEGURAN LA VICTORIA ?/Noé Farrera Morales

0
183

En su reciente inscripción como quinto candidato en la lista de aspirantes al gobierno de Chiapas, Fernando Castellanos por medio de la prensa local y en notas de la nacional festina su arrastre entre el electorado chiapaneco y es señalado como una real amenaza para los restantes candidatos.
En los anecdotarios políticos cuentan que el embajador Kennedy, padre del presidente Kennedy de infausta memoria, comentaba sobre la carrera política de John, quien contendía por una senaduría. Para terminar su argumentación, Joseph Kennedy dijo: con lo que me está costando la campaña de mi hijo, bien puedo hacer elegir senador a mi chofer.
Esta anécdota viene al caso porque una campaña política cuesta mucho dinero. Veamos: si el próximo evento va a hacerse en una población mediana, como Cintalapa, primero hay que hacer contacto con los que encabezan los grupos políticos de la entidad. En los dorados tiempos priístas, los comisionados por los candidatos tenían que concertar con los sectores del PRI: la CNC, la CTM, la CNOP, los sindicatos llamados grandes y uno que otro grupo disidente.
En la actualidad hay varias organizaciones de trabajadores, otras de campesinos, organizaciones sindicales diversas, todas ellas en competencia por colocar a los suyos, exigir su rebanada del pastel y su correspondiente “chivito”. Por aparte los agentes municipales, los comisariados ejidales y uno que otro presidente municipal exigen el pago de un peaje . Al enviado de cualquier candidato de cualquier partido, el comisario ejidal y la autoridad municipal, lo primero que preguntan: ¿Qué nos van a regalar? Si no hay dádiva, no van los campiranos a la reunión convocada.

Aparte hay que pagar los adornos, los festones, la cohetería y los coheteros. Los regalos que le hacen a los candidatos son pagados de contado. Si al candidato le enjaretan un sombrero regional, una camisola, un bastón de mando, una corona de flores o unos caites, son pagados en efe y por adela. De manera que los lugareños solo entregan dichos regalos para que el candidato de tome la foto en traje autóctono.
Por aparte van las playeras, las cachuchas, los delantales que se obsequian a los vecinos del lugar que son trasladadas en camionetas ex profeso. En algunos casos, cuando hay que trasladar a los indígenas, hay que pagar camionetas, redilitas, combis, camiones de pasaje y carros particulares.
Si llega la hora de la comida, hay que proporcionar un platillo de pollo con arroz y tortillas y su correspondiente chesco. Y hay que tener cuidado de que los comestibles están en buen estado. Hace tres años fue noticia nacional que en una concentración en el estado de Guerrero que el pollo estaba en mal estado que hubo cientos de enfermos del estómago. Con el escándalo, al candidato le quitaron la oportunidad de competir. Cuando es muy numerosa la concurrencia, les dan una lanita a los concurrentes para que ellos compren su comida. Hay que considerar también los salarios de los trabajadores de la campaña, que si bien hay voluntarios, casi todos devengan un sueldo.
A ojo de buen cubero, en las fotos panorámicas de los actos de campaña puede calcularse aproximadamente el número de asistentes y puede cualquiera darse cuenta del costo tan elevado de cada concentración y no es solo una, son varias, señalando que los mítines de inicio y del cierre de la campaña, casi todos los candidatos “echan la casa por la ventana”, para no quedar como las placas de remolque, “hasta atrás y todas sucias”.
Ahora bien, para redondear nuestra opinión, mencionaremos que ha habido campañas que cada mítin es un campanazo por el número de asistentes y a la postre, salieron derrotados. En lo que se trata de Chiapas, los candidatos que van al alza, son Rutilio Escandón Cadenas por Morena, PES y P. T. además que el Partido Encuentro Social y el del Trabajo tienen en el Peje una locomotora que va muy bien embalada.
Otro de los candidatos que va creciendo es José Antonio Agilar Bodegas, que demuestra el conocimiento de los problemas de Chiapas y efectúa propuestas con mucha discreción y suficiencia sin alardes; a pesar que el PAN y el PRD andan de capa caída y el partido regenteado por Dante Delgado lleva una inercia de sobrevivencia.
La campaña que se ha ido desinflando es la de Roberto Albores, que no aprovechó el tiempo que estuvo al frente del PRI para crear cuadros competentes y concientizados. Tiempo tuvo, dinero lo tuvo; además que tenía el un experimentado manager y con suficiente lana.
La campaña de Chus Orantes, el independiente no está tan mal considerado por la ciudadanía chiapaneca, tiene su buena cantidad de voto duro y con un esfuerzo puede incrementarlo.
Hay que esperar que la campaña de Fernando Castellanos vaya de más a menos, no vaya a ser que tenga “entrada de caballo y salida de burro”. Castellanos tiene en contra el hindicap de su desangelado desempeño en la presidencia municipal de Tuxtla, donde hizo varias pifias como la escasez de agua entubada, el problema de la basura, la inseguridad y el transporte público; por lo que en la capital del estado y municipios conurbados tendrá que remar contra corriente.

Loading Facebook Comments ...