Quién Es Quién/Los sueños de Fernandito/Noé Farrera Morales

0
488

Harían bien los asesores de los políticos en turno en explicar a sus jefes en turno que Pedro Calderón de la Barca fue claro al señalar que los sueños, sueños son. Porque en política soñar no cuesta, pero de ahí que tengan la bolita mágica para jugar a las hadas madrinas y que sus deseos se cumplan es más que chiste mal contado al calor de una fogata. Aquí encaja, como cuchillo en mantequilla, el alcalde tuxtleco Fernandito Castellanos que anda muy trepadito en el tren del mame, porque dice que como Pepe Meade le levantó la mano en el evento del Polifórum él será el elegido para abanderar la alianza entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y su partido el Verde Ecologista de México (PVEM) rumbo a la sucesión gubernamental.
Es más, Fernandito dice que el mensaje fue claro porque al él estar en el templete, cerquita del candidato de unidad, arropado por la sonrisa del exsecretario de Hacienda, todo se dijo y que más claro fue porque mandaron a Lalito Ramírez Aguilar, el presidente del tucán y dela Jucopo en el Congreso, con la gente en vez de treparlo como candidato fuerte. Es decir, que la cargada la tiene Fernandito y que los demás son una bola de apestados. No, pues está canijo ese modo de pensar. Más todavía cuando se quieren vender como el chile de todos los moles y no llegan ni arroz de ninguna fiesta.
Quizá el dicharacho de Fernando venga porque el propio medio nacional de Milenio tundió duro y tupido a Lalito acusándolo de buleador contra los rojos de corazón y que de ahí ya se encontraba entre los sepultados rumbo a la sucesión gubernamental, y donde curiosamente, sospechosismo puro mío y nada más, apareció el nombre del alcalde tuxtleco como mejor posicionado y que, por ende, y por obra del espíritu santo, ahora parece que se ha creído eso de que podría ser el ungido para que tome las riendas de ese vehículo descarrilado que entre el PRI y el PVEM pretenden dirigir.
A mí sólo me hace ruido que Fernandito esté pensando en dar un salto a otro puesto cuando había prometido, por las perlas de la virgen como testigo, que se quedaría estoico hasta terminar su puesto como presidente municipal de la capital coneja. Pero más todavía me causa cierta duda que diga que está muy por encima de los intereses de lo local y que en la nacional es un caballo negro pura sangre bien visto. ¿Es decir que Fer, como le dicen sus íntimis, se encuentra en mejor posición que los senadores Luis Armando Melgar Bravo y el Diablito comiteco Albores Gleason? ¿Mejor posicionado que el mismísimo presi del Verde en Chiapas, el jaguar zanja negra, como le dicen en las reuniones algunos verdes que de frente lo apapachan pero a sus espaldas lo tunden?
Sería bastante bueno que a Fernandito lo bajen de la nube. Porque para góber no le da. Ser alcalde de la capital, tener espectaculares pagados en tramos carreteros y en algunos municipios del estado, no es prueba suficiente como para decir que lo conocen en todos lados. Menos aún que está más posicionado que el mismísimo jaguar o los otros que quieren abanderar la alianzas rojiverde. Sería mejor en preocuparse por ver en qué situación van a quedar las finanzas del Ayuntamiento ahora que ya le están cayendo las cobranzas públicas y que empiezan, algunos de sus trabajadores, a desentenderse de los compromisos adquiridos.
A estas alturas empezar a meterse en sueños inalcanzables terminará siendo más un factor de ruptura y una losa, que una esperanza que ilumine el futuro. Porque sus críticos no le perdonarán el solapar los abusos y corruptelas de Proactiva, y mucho menos van a pasar por alto que ha usado a algunos de sus esbirros para golpetear a sus adversarios políticos. Fernando debe enfocarse en cerrar la administración y dejar las arcas con número positivos, porque si esto está peor de cómo lo dejó Samuel Toledo Córdova Toledo, a quien prometió enjuiciar y llevar al paredón de fusilamiento y nunca hizo nada, entonces el fusilado (metafóricamente hablando, con eso de que le ha dado por volverse un paladín de la crítica) puede ser otro. Ya veremos. Yo sólo digo no te arrugues cuero viejo que quiero pa tambor, no te me revientes riata que es el último tirón. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...