Quién es Quién/Más política y menos Gleason/Noé Farrera Morales

0
802

El diablito no levanta. Ni con la gran cola que carga ni con el tridente heredado por su padre levanta. No, no lo hace ni lo hará. No levanta ni con el respaldo de sus periodistas que se desviven y se desgajan la moral para mostrar que sí es carta fuerte, que sí es carta por jugar, que sí es el bueno. No levanta ni con los albores de las buenas nuevas. Simplemente no se le están dando como pensaban las cosas y el Revolucionario Institucional debería pensar si vale la pena seguir apostándole todo a un candidato perdedor. Digo, ya suficiente tienen con la guerra insulsa que se traen él y el Zanja Negra como para creer que podrá ser el candidato ganador.
A estas alturas deberían ir pensando en un tercero en discordia. En uno que no se el ególatra priista y traidor que es Albores Gleason, pero tampoco el soflamero de Eduardo Ramírez Aguilar. Ninguno de los dos es digno de representar a la coalición Todos por Chiapas porque lo único que persiguen son sus intereses personales y sus movimientos nos lo han revelado desde hace mucho. Por ejemplo, si Albores Gleason se hubiese puesto las pilas y no se hubiese convertido en una fantasma al frente del tricolor, otra cosa sería. Pero no fue así. Por el contrario, se dedicó a ponerse de tapete, a tenderse para que el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) hiciera de las suyas. Lo único que logró con su entreguismo es que el PRI hoy no tenga nada: ni estructura, ni fuerza, ni nada.
¿Qé requiere el PRI en estos momentos? Es simple. Recomponer el camino, pero tampoco van a lograrlo teniendo a un corrupto como Julián Nazar al frente. Al dizque profe lo único que le interesa es posicionarse, es alcanzar peldaños, es seguir guindado de la teta presupuestal. No le interesa nada más. Fue hasta que la crítica les ha caído a boca de jarro que se han puesto las pilas y que ahora aparece acompañando al diablito como para mostrar que hay unidad. Pero la verdad es otra. Sabemos que Nazar no es santo de la devoción de Albores y viceversa. Se tiraron con todo en tiempos anteriores y si ahora fingen amor es por esa mediocre tregua que pretenden fincar para que os militantes y el electorado crea que todo marcha viento en popa.
Pero, oh triste realidad, nada de eso es cierto. Si el PRI quiere tener un papel decoroso en estas elecciones no es a través de la mano de Roberto Albores Gleason que va a lograrlo. No es con esa figura desgastada y que apuesta al acarreo para limpiar sus errores que van a triunfar. Sobre todo porque debemos tomar en cuenta que no se pusieron de acuerdo en la distribución de candidaturas a diputaciones locales. Es un hecho. ¿Qué conlleva eso? Pues que es muy, pero muy probable que entonces se apruebe lo que comúnmente conocemos como improcedencia del convenio de coalición parcial que presentaron los partidos. ¿Qué les queda si esto pasa? Simple y llanamente les queda la candidatura común o ir solos. ¿Ir solos? Sí. Y acá es donde la marrana torció el rabo. El diablito quiere forzosamente ir con el respaldo del PVEM y de los dos partidos locales: el de Enoc Hernández que es Mover a Chiapas y el de Chiapas Unido que mal administra un pinche enano fachota de mendigo que se hace llamar el Amigo Migue.
Por eso es que el PRI debería ver en otro personaje la fuerza. Si van solos, empiecen a recibir con anticipación las Golondrinas que les cantaremos todos para que se pongan a llorar. Si van con otro partido, hay qué ver las intenciones y los acuerdos pactados. Todo tiene trazada una línea pero Albores Gleason no es el camino. A Chiapas le hace falta más políticos y menos rufianes y eso el diablito debería entenderlo a la perfección. No imagino, de verdad lo digo, qué va a pasar con Chiapas si el hijo de Satanás llega al poder. Ahí sí esto sería el acabose. Porque si algo ha demostrado perfectamente el niño Roberto es que no sabe ni un carajo de lo que es la administración pública y mucho menos en qué consiste el quehacer político. Pobres de nosotros de cuajarse el fraude. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...