Quién es Quién/Nazar y la historia que buscan ocultar/Noé Farrera Morales

0
278

Ayer circularon dos noticias que causaron revuelo en las redes sociales. La primera era la liberación de una orden de aprehensión en contra del líder estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Julián Nazar, mejor conocido como el Mata Tigre. La otra la de la liberación también pero contra Mariano Rosales. Aunque ambos son falsas, sí causaron cierto placer en un gran grueso de la ciudadanía que, al menos en lo que se refiere al capo de la CNC y exsecretario del Campo, daría gusto ver que le caiga la voladora y que lo pongan a enfrentar a la justicia. Porque un secreto a voces es que se encargó de dejar a la Secretaría del Campo en números rojos y con grandes adeudos, aunado a que nunca se hizo cargo de la atención de todos los problemas que aquejaban al estado.
Hoy, sería un verdadero acto de justicia si al Mata Tigre lo llaman a rendir cuentas. Que engañe a otros perros con sus huesos, porque quienes en verdad lo conocemos sabemos que no es así. Sabemos que desde su arribo a la Secam ésta se vino abajo y se convirtió en su caja chica. La caja chica que le permitió empoderar a sus amiguitos, repartirse el dinero entre ellos y dejar sin atención a los campesinos de la entidad. No por algo a la Secretaría del Campo le llamaban la borracha porque todo el tiempo estaba tomada. Ahora Julián Nazar sale a darse golpes de pecho y acusa guerra sucia, por favor. Las auditorías que se hicieron en cuento entregó guardan perfectamente bien el modus operandi de este personaje parco en su actuar como funcionario pero que resultó ser un gran vival que se sirvió con la cuchara más grande que pudo.
Al Mata Tigre lo deberían inhabilitar de por vida por su forma tan cínica en que se ha dirigido frente a las organizaciones, por todo el saqueo que ha hecho, por volver a la CNC su aparato de control y contrabando. Porque es un secreto a voces que desde ese espacio se empoderó y que al frente de la Secam a ellos les desviaba todos los recursos. Y aunque sé que entre vivales se tapan con la misma sábana y que nunca la Fiscalía General de Justicia del Estado liberará una orden aprehensión en contra de Julián Nazar Morales por el desfalco superior a los 600 millones de pesos, pues al menos lo hicieron pagar para que sus lacayos y escribanos salieran como almas que lleva el diablo a decir “ay mamá que yo no fui”.
La nota decía que se había logrado conocer que durante su encomienda como Secretario del Campo desvió recursos de los diversos programas que tiene a su cargo esta dependencia del sector agropecuaria de Chiapas. ¿Falso? No, no es falso. Una auditoría más. Yo reto al Mata Tigre que exija a la Función Pública a que lo auditen, a que se analice peso por peso usado en su paso frente a la Secam y ya veremos si no se saca a flote todo el batidero que hicieron. El actual dirigente del PRI es culpable de todo lo señalado y de ser el responsable del quebranto financiero. Lo repito ya hay auditorías que le fueron practicadas a su administración en la SECAM y tanto por la Secretaría de la Función Pública como por el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado lo saben perfectamente pero les encanta hacerse ojos de hormiga.
Porque saben que si el Mata Tigre cae en estos momentos, si le dejaran caer el peso de la ley, el PRI y su fracturada unidad chuparían faros en menos de lo que canta un gallo. Porque ya suficiente tiene el Diablito con no levantar, con no dar una, como para sumarle una raya más a eso. Lo que entonces explica el por qué aunque la carpeta de investigación que ya existe y que se ha dicho está debidamente soportada por los resultados de dichas auditorías no se han liberado. Lástima, le llaman en mi rancho. Acá quién sabe qué tipo de consideraciones son las que acarrea esto. Total entre ellos se tapan con las mismas sábanas. ¡Hasta mañana!

Deja un comentario