Quién es Quién/Noé Farrera/Sin rugido, el jaguar

0
35

Cuando le recomendaron a Manuel Velasco que pusiera como secretario general de Gobierno al diputado Zanja Negra, o lo que es lo mismo al culpable de la ingobernabilidad en Chiapas, nunca imaginó que este llegara a hacer un desastre todo. Esa fue la peor decisión del gobernador y hoy caro está pagando por ello. Cada municipio que tiene problemas postelectorales, porque hay que ser sincero que luego del manoseo de Eduardo Ramírez nuestro estado se vino abajo. Era ridículo pensar que un exalcalde que había saqueado a Comitán y que estaba forjado en el pabliato iba a poder con un encargo como el de ser el que manejara las formas y las relaciones con las organizaciones y ediles. Hoy, la gran mayoría de conflictos que vive Chiapas son regalos creados por la inoperancia del Zanjaguar negro que no pudo con el encargo, luego mudó como presidente del Verde desde donde trae un jaloneo porque quiso servirse con la cuchara más grande y terminó bailando con la más fea y sin sus sueños guajiros de querer ser el próximo gobernador que suceda a Manuel Velasco.
Ni hablar. Las cosas no le han salido bien a ERA ni con todas sus asociaciones, ni con sus grupitos, ni con sus disque iniciativas ciudadanas, ni con el respaldo de esos que se reúnen tratando de armarle foros de supuesta discusión que, hay que señalar cabalmente, son estériles a todas luces, y que en nada le han podido ayudar. Y es que yo sí considero que al Jaguar lo inflaron y lo inflaron demasiado. Porque una cosa es que sea un político local que ha tenido control sobre otros grupos de políticos chambones, porque una cosa es que le sirva a los intereses de Manuel Velasco y que se preste hasta al bullying político a los rojos de corazón, y otra muy diferente que se mueva en las aguas turbias de la política centralista y cupular que impera y domina todo en nuestro país. ERA cometió errores garrafales. Hoy los números en las encuestas y el silencio al ser mencionado en los pasillos del Legislativo son el resultado esas decisiones.
¿Qué camino le espera, entonces, a Eduardo Ramírez Aguilar si es que se dice ser un hombre de lealtades? ¿Caerá al ritmo y fuerza que le exija el gobernador a quien dice se debe en cuerpo y alma? Porque una cosa es decir que uno se debe a cierto político y otra muy distinta que en realidad sea así. Bien decía mi padre que de lengua me como un plato, pero al tiempo de que se demuestre si en realidad se es lo que se dice, sobre todo en política donde los intereses permean todo. Incluso me atrevo a decir que si las elecciones fueran hoy, Zanjaguar negro quedaría bailando en la loma, quedaría fuera de toda juagada y no figuraría ni en las curules fuera. Algunos hasta lo acomodan ya como en otra reelección, lo cual nos habla del pésimo trabajo que ha desempeñado y de los errores cometidos por donde se le vea.
Pero, en sí, el error más grande es el que seguramente ya le ha repetido hasta el cansancio el centralismo: la inoperancia de un jaguar que quedó muy chico para rugir y que padeció el mal de enanismo. Los resultados en Oxchuc, Chenalhó, Chachihuitán, Frontera Comalapa, San Juan Chamula, Chilón, Tumbalá, Sabanilla y demás municipios que manosearon hablan por sí solos y han demostrado que ERA se equivocó rotundamente en todo. Chiapas se cae a pedazos, lo hemos dicho, y parte de esa culpa, parte de esos números fallidos y rojos son y pertenecen a Lalo Ramírez. Entre Zanja y mi compañero pelón de Juan Carlos Gómez Aranda se han encargado, con su incapacidad, de llevar a Chiapas a la zona roja en que hoy se encuentra. No hay que buscarle mucho ni más, no hay que buscarle más de lo que es. Cada quien cosecha lo que siembra y si ahora es tiempo de cosechas a Lalo le tocan los errores acumulados: los de ayer y los de hoy, pero sobre todo le toca bailar con esa forma tan fútil de hacer política donde sólo pareciera fingir, como lo hace el Ejecutivo, que nada le importa. Sólo que deben entender que no a todos les va meterse en una burbuja si quieren tener jugada. Ahora ni llorar es bueno. No hay mejores encuestas que las elecciones donde se verá lo que sembraron y el tipo de abundancia o sequía que reciban. ¡Hasta mañana!

Deja un comentario