Quién es Quién/Pablo, el cínico/Noé Farrera Morales

0
290

Cuando en el año 2000 Pablo Salazar Mendiguchía ganó con una de las alianzas más fuertes que el país haya tenido, pocos habíamos sido los que pusimos el dedo en la llaga y criticamos férreamente su forma de llegar al gobierno y el incumplimiento de las normas al caer en falsificación de documentos como su supuesto título. Su rabia se hizo notar de forma inmediata. Nos atacó con toda su ira, con todo su poder, con toda su fuerza, con todo lo que le daba de ideas su desquiciada mente. Hoy, 18 años después de aquella elección que usó para implementar la Ley Mordaza, lo vemos nuevamente en campaña rumbo al Senado de la República y ha construido un falso imaginario que ha bautizado: #PorLaLibre.
Sí, Pablo va a buscar ser senador independiente. Y su apuesta es totalmente enfocada a la desmemoria de los chiapanecos. Le apuesta a que se nos olvide la forma en que reprimió a los campesinos, en la que atacó a las organizaciones sociales, en las que destrozó la autonomía de la Normal Rural Mactumactzá, en las que golpeó con toda la fuerza del estado a los profesores y en las que implementó sus trilogía del entierro, encierro o destierro, que era la forma con la que nos daba a elegir, al vil estilo del narcotraficante Pablo Escobar y su plata o plomo, lo que significaba meterse con él.
Por eso a mí no me agrada que siga metiendo sus tentáculos en la política de Chiapas. Si llega al Senado, si ocupa na curul, ya lo veremos tejiendo seis años sus redes para poder volver a empoderarse y entonces sí tener total injerencia en quién debe estar en el Ejecutivo en el 2024. Y aguas con eso: Pablo Salazar no es lo que aparenta. Siempre se las da de buen orador y de ser cristiano, de ser un progresista. Caramba, Aldofo Hitler era un excelente orador y un progresista y ya conocemos la historia de todo el caos que generó. Lo peor que puede pasarnos a los chiapanecos es seguir reciclando políticos malos. Pablo fue un mal gobernador. Un perseguidor y acosador. Disfrazo de la aplicación del Estado de Derecho un sinnúmero de abusos y hasta violó la autonomía del propio Consejo Estatal de Derechos Humanos.
Porque si de algo puedo jactarme es de tener buena memoria, de tener presente todos y cada uno de los actos que implementó Pablo Salazar junto a la mano del Fiscal de Hierro que ya debe estar pagando todas sus fechorías allá en el infierno. ¿Por qué Pablo quiere regresar a la política? No hay que ser adivinos para entender lo que pretende y busca. Por eso debemos invitar a conocer la historia, a recordar capítulos como el de los bebés de Comitán que Pablo Salazar saber perfectamente y que ha buscado, a como dé lugar, modificar y cambiarle forma. Pero la historia no miente. Lo escrito y las denuncias están ahí, están frente a nosotros. Imagine a un político frívolo y déspota como él que se pasó las leyes por donde quiso y que ahora podrá tener poder desde la Cámara Alta, si es que llega, y con seis años para poder construirse una estructura y moldear a su modo, a su hechura y a su semejanza a quien pueda imponer como aspirante a la sucesión gubernamental.
No se olvide de esto que le estoy señalando porque es una de las ideas de Pablo. No es gratis su regreso, ni gratis son sus aspiraciones. Pablo, conociéndolo como lo conozco, tiene ya planeado su arribo al poder y eso significa que pueden retornar sus fechorías, sus abusos, su control, su manoseo y su empoderamiento. Lo peor que nos puede seguir pasando es que nos gobiernen los mismos o ahijados de otros. Mire los últimos gobiernos y se dará cuenta de porqué, entonces, Chiapas es un desastre en su totalidad.
Estemos muy atentos a cómo se va ir moviendo Pablo Salazar en el escenario. Anda nuevamente con sus discursos sobre inclusión, sobre desarrollo, sobre progreso, y lo que no dice es que detrás de toda esa palabrería hueca cabalga un tirano, un opresor, un cáncer como él. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...